La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando está a favor del proyecto de tejado a dos aguas presentado en marzo por el Obispado  a la Junta de Andalucía para evitar las filtraciones de agua. El proyecto está firmado por los arquitectos Juan Manuel Sánchez La Chica y Adolfo de la Torre Prieto.

La institución promueve a nivel nacional el fomento y protección del patrimonio y la cultura. Su opinión es muy relevante para la decisión de las administraciones y así lo hace saber el arquitecto Manuel Sánchez Lachica, que opina que «contar con su aval, por unanimidad, es imprescindible, y nos han manifestado que ha sido acogido con mucho entusiasmo, lo cual nos confirma en que esta solución es la definitiva, y debe animar a la Consejería de Cultura a aprobar el proyecto».

El proyecto del tejado de dos aguas recupera la solución que ideara en el siglo XVIII el arquitecto Ventura Rodríguez, quien dejó por escrito en 1764 unas palabras que sirven también hoy en día para explicar los problemas que la Catedral padece: «No hay otro medio que el de cubrir con su armadura y tejado, haciendo que las bóvedas no se recalen, haciéndonos ver la experiencia lo perjudicial que es tener la fábrica al descubierto… y de modo que, si no se pone reparo del cubierto, en poco tiempo seguirá la ruina y la necesidad de tener que renovar la fábrica».

El documento ‘Memoria de la Catedral de Málaga por los arquitectos Juan Manuel Sánchez Lachica Y Adolfo de la Torre Prieto en febrero de 2021’ desarrolla el proyecto y recuerda que la principal patología de la Catedral son las filtraciones de agua de lluvia que insistentemente deterioran sus bóvedas y muros

Los arquitectos explican que todo esto proviene de diversos avatares que sufrió a lo largo de su construcción y del estado inacabado que presenta el templo. Además de los problemas que presenta el templo por su estado inacabado, se ha demostrado una gran ineficacia por las diferentes intervenciones que tenían como objetivo solucionar los problemas de filtraciones en el interior de la catedral. Un ejemplo de ello son la obras de 2009, la famosa segunda piel aplicada a las bóvedas para evitar goteras y que en 2011 ya presentaban grietas.

El plan pretende definir una solución completa al sistema de evacuación de aguas pluviales interpretando la propuesta de cubiertas de Ventura Rodríguez e introduciendo algunas variaciones para adaptarlo al edificio construido. En la memoria anteriormente citada, los autores de ella afirman que «la historia ha demostrado que el tejado es el sistema más eficaz frente al agua y el de más fácil entendimiento, pues las filtraciones son fácilmente detectables desde el interior y las reparaciones son sencillas»

La construcción del tejado a dos aguas de la Catedral eliminará la cubierta a la catalana instalada en el año 2008, liberando del sobrepeso de 450 kg/m2 que sufren las cúpulas y recuperando la visión de su recubrimiento original. Actualmente, el peso recae directamente sobre las bóvedas, y la nueva cubierta apoyará sobre los elementos resistentes, tal y como propuso el ya citado arquitecto: Ventura Rodríguez. 

Según los arquitectos, una vez realizada esta intervención, habría que esperar a que las cúpulas pierdan la humedad que acumulan para finalmente proceder a su restauración y retirar las redes que actualmente protegen a los visitantes de las caídas de material. Manuel Sánchez Lachica y Adolfo de la Torre aseguran que con este proyecto no sólo se recuperarán los techos de la basílica, sino también los de las capillas, hecho que supondría el inicio de su restauración.