Doce personas han sido detenidas por presuntamente dedicarse a estafar a empresas de renting de vehículos subarrendado a su vez esos coches a otras redes criminales. Los integrantes del grupo, asentado en Málaga, Madrid, Alicante y Murcia, están investigados como presuntos autores de los delitos de blanqueo, estafa y pertenencia a organización criminal, aunque al principal investigado también se le atribuye un delito de tenencia ilícita de armas.

La investigación se inició tras detectar la Policía Local de Málaga en un control rutinario un vehículo con una requisitoria por apropiación indebida y comprobar que sus ocupantes llevaban 99.940 euros en efectivo sin acreditar su procedencia. Durante las posteriores indagaciones, los agentes comprobaron la existencia de otros vehículos de renting con requisitorias en vigor por apropiación indebida, ya que habrían sido alquilados de forma telemática por un mismo círculo de personas que no hacían frente a los contratos de alquiler. Poco después, los investigadores verificaron que el grupo se estaría dedicando a alquilar vehículos mediante estafa y luego los subarrendaban a otras redes criminales asegurándoles así una mayor impunidad. "Para ello se valían de las identidades de diferentes personas y/o sociedades entre la propiedad real y el usuario final del vehículo", han explicado.

Según la Policía, este entramado habría utilizado sociedades opacas para dificultar su identidad y principalmente realizarían dos actividades delictivas. Por un lado, estafar a las empresas a las que alquilaban los vehículos. Por otro, proporcionar un servicio de subarriendo de los coches a otros grupos criminales asegurándoles su impunidad mediante ese alquiler anónimo, lo que les supondría un mayor lucro. No obstante, los agentes han comprobado que blanqueaban el dinero procedente de ilícitos penales para dar apariencia legal a las operaciones comerciales.

La operación Sólido ha culminado con el arresto de doce miembros de la red y la práctica de cuatro registros con la intervención de varios relojes de alta gama y joyas de lujo valorados en más de un millón de euros, 150.000 euros en efectivo, un revólver con seis cartuchos y numerosa documentación que está siendo analizada por los investigadores. Del trabajo policial se deduce que la trama de esta red no era otra que facilitar a otras organizaciones criminales su impunidad, haciendo de pantalla y obstaculizando a los investigadores la conexión real que pudiera existir entre los verdaderos usuarios de los vehículos y las empresas de renting.