La concejala responsable de Economía en el grupo socialista, Alicia Murillo, denuncia que «Paco de la Torre sigue creando en el Ayuntamiento una estructura clientelar con puestos de trabajo a medida», después de conocer «los últimos dedazos en el Instituto Municipal de la Vivienda». Así lo manifestó Murillo tras tener conocimiento de un informe desfavorable del propio interventor municipal, que afea al equipo de gobierno «que se crean puestos a medida para determinadas personas, en vez de que la creación de puestos de trabajo responda a las necesidades de este organismo autónomo», explicó la socialista. Estos puestos de trabajo, que la responsable socialista califica como «trajes a medida y sin permitir la igualdad, la calificación de méritos ni la capacidad», son de jefe de Servicio, con nóminas que superan los 70.000 euros anuales, además de «la conversión de una plaza de auxiliar administrativo que debería ocuparse por un funcionario, pero que a día de hoy lo desempeña personal laboral». Se da el caso de que el 32 por ciento de la plantilla del IMV son trabajadores laborales, cuando el Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Entidades Locales (ROF) «deja muy claro en su artículo 172 que estos puestos deben estar ocupados por personal funcionario». «No es la primera vez que el propio interventor tira de las orejas al PP en el Ayuntamiento de Málaga, porque las cosas se hacen mal», insistió Murillo. De hecho, Intervención Municipal defiende que «debe revisarse esta situación», que las tareas de jefe de Servicio en el IMV sean desempeñadas por personal laboral, a la vez que aconseja «la convocatoria de plazas de forma reglamentaria con procedimientos que garanticen los principios de mérito, capacidad y libre concurrencia».