El sector agrario andaluz ha defendido este jueves que "la unidad de acción ha permitido que se respeten las tesis andaluzas" en el planteamiento nacional de la Política Agraria Común (PAC), celebrada el miércoles en la Conferencia Sectorial del Ministerio de Agricultura, unas propuestas que, según han asegurado las entidades representantes del agro, "se vigilarán al detalle".

Esta unidad del sector, representada por Asaja, COAG, UPA y las Cooperativas Agro-alimentarias, junto al apoyo de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, pretende que la PAC "se traduzca en resultados concretos que no perjudiquen al sector agrario". El sector ha protagonizado en los últimos meses varias protestas de rechazo al planteamiento inicial del Gobierno.

Según han explicado en un comunicado conjunto, uno de los puntos "vitales" es la fijación del número de regiones productivas, factor que diferencia el importe por hectárea de la ayuda básica a la renta. El documento de partida establece un máximo de 20 regiones, una cifra que "se podría mantener tras los planteamientos del debate de la Conferencia Sectorial".

Sin embargo, el sector andaluz ha asegurado que esto "penaliza la diversidad productiva" de la región, pero "augura un mejor panorama al planteado en los primeros borradores que establecían que las 50 regiones establecidas se podrían reducir hasta sólo cuatro".

A los representantes agrarios "les preocupa" la distribución comarcal y los importes medios, "para poder valorar el impacto real que tendrá esta medida en los agricultores y ganaderos".

En cuanto a los ecoesquemas, que se empezarán a definir el 21 de julio, el agro andaluz ha advertido que "seguirá al detalle cada paso de las negociaciones y cada palabra de la definición técnica, pues de su resultado depende el 25% del presupuesto nacional de la PAC".

Los pagos en este marco normativo pretenden "compensar a productores que asuman prácticas en beneficio del medio ambiente". En opinión del sector, "deberían ser requisitos fáciles de asumir y los importes deberían diferenciarse en función de las distintas regiones que se configuran para la renta básica".

Respecto a la convergencia, las organizaciones agrarias y las cooperativas andaluzas han valorado también los cambios acordados para compensar a los sectores damnificados por el Real Decreto aprobado para el período transitorio (2021-2022). Ejemplo de ello es "la pérdida de los derechos especiales en el vacuno, que se ha traducido en este primer año en una merma del 24% de sus ayudas".

Las organizaciones han considerado importante "el reconocimiento del peso del sector agrario andaluz" por parte del Ministerio de Agricultura para establecer un calendario del Plan Estratégico nacional "consensuado y beneficioso" para todas las partes, antes de que se presente la propuesta en diciembre a la Comisión Europea para su aprobación. "Una PAC beneficiosa para los agricultores y los ganaderos es una PAC beneficiosa para toda la comunidad autónoma", han señalado.

El agroalimentario es "un motor socioeconómico" de la región, que "genera más del 10% del empleo y supera los 18.000 millones de euros de negocio", y se trata de un sector que "equilibra" la balanza comercial y contribuye a la conservación del medio ambiente, según han concluido las citadas organizaciones.