Un grupo de vecinos de la barriada de Monte Dorado ha publicado una carta abierta al alcalde, Francisco de la Torre, en la que se muestran críticos con el plan urbanístico aprobado para el barrio el pasado mes de mayo en la Junta de Gobierno, porque entienden que tendrá un coste demasiado elevado.

El plan, que contempla la renovación completa de las redes de saneamiento y pluviales y la ejecución de viales homogéneos, tiene un presupuesto base de licitación de 3.661.577 euros que costearán, al 50 por ciento, el Ayuntamiento y los vecinos de este barrio de autoconstrucción.

En la carta abierta recuerdan que los vecinos, en los años 80, empezaron a construir sus viviendas «con mucho esfuerzo y sacrificio» y hasta dieron nombre al barrio.

«Cuando empezamos, las calles eran terrizas sin asfalto y sin alumbrado público, carecíamos de lo más básico. Ya en la década de los noventa fuimos los propios vecinos los que empezamos a poner en marcha la red de saneamiento, pluviales y la red eléctrica», continúa la carta.

Además, recuerdan que en 2007 el plan urbanístico presentado por el Ayuntamiento suponía un desembolso para los vecinos de 7.200.000 euros. «Somos una barriada de trabajadores y esa cantidad era inasumible».

La carta destaca que tras varias modificaciones la cantidad «se quedó en dos millones», pero tras la aprobación del Peri del barrio en 2013, la cantidad «prácticamente duplica esos dos millones», lamentan.

Los firmantes consideran que es una situación «a todas luces injusta porque en esa cantidad se incluye volver a hacer calles que se hicieron hace pocos años y la infraestructura de suministros como la de la electricidad, que es la propia compañía la encargada de costearla».

Calles hormigonadas

En este sentido, fuentes vecinales precisaron ayer a este diario que la calle Distancia fue hormigonada cuando se hizo el auditorio de Monte Dorado, la calle Distinción «hace cuatro años la hicieron nueva y la calle Pasión ídem de lo mismo».

Además, hicieron referencia a los 268.000 euros de la instalación eléctrica, «cuando Endesa la costearía, como ha pasado en la barriada de Santa Teresa, en Cortijillo Bazán».

La carta abierta concluye subrayando que los vecinos no se niegan a pagar «lo que justamente nos corresponde, lo único que queremos es que, después de más de 40 años este tema se solvente de una vez, de forma que las familias afectadas podamos hacer frente al pago».

Por este motivo, reclaman una solución y solicitan una reunión con Francisco de la Torre para que «de una vez por todas podamos llegar a un acuerdo».

Fuentes vecinales calcularon ayer que la media que tendrán que pagar los propietarios de una parcela edificada será de unos 25.000 euros y recordaron que la antigua propietaria de los terrenos ya entregó al Ayuntamiento 17 parcelas en el año 87.

Para el abogado Manuel Jiménez Baras, experto en Urbanismo de Ius-Urbis Abogados, el plan urbanístico de Monte Dorado, costeado a partes iguales por el Ayuntamiento y los vecinos, es un caso casi único en la provincia, pues a este mismo acuerdo sólo se ha llegado con los vecinos del Arroyo España, también en Málaga capital, informó.

«Monte Dorado nunca ha sido objeto de planeamiento y el Ayuntamiento está siendo muy generoso porque, con la ley en la mano, serían los propietarios los que tendrían que pagar el cien por cien de los gastos de urbanización», destacó.

El abogado también subrayó que por medio de este plan «los primeros beneficiarios serán los vecinos de Monte Dorado».

Por último, el concejal de Urbanismo, Raúl López, explicó ayer que daba el asunto por zanjado, dado que el plan urbanístico fue aprobado en la Junta de Gobierno. «Me reuní con los vecinos, se lo aclaré y continúa su trámite normal y corriente», subrayó.