La junta de gobierno local de Málaga dio ayer luz verde al establecimiento de convenios-programa durante los próximos cuatro años, prorrogable por el mismo periodo -revisable anualmente-, entre el Ayuntamiento y la EMT que consisten en acuerdos bilaterales entre las áreas que gestionan la relación con esos colectivos (jubilados, jóvenes, etcétera) y la EMT, de forma que en cada uno de ellos se establecen las particularidades de la prestación de los servicios (modalidades de tarjetas, costes de los servicios, etcétera).

Hasta el pasado año, los distintos títulos de transporte subvencionados para diversos colectivos se recogían en las cuentas anuales de la Empresa Malagueña de Transporte SAM, que es el medio propio del Ayuntamiento para el transporte colectivo en Málaga. En dichas cuentas se anotaban mediante la fórmula del déficit de explotación los costes inherentes a las distintas tarjetas gratuitas y bonificadas que la propia EMT emitía en nombre del consistorio.

Así, se modificó esta fórmula mediante el establecimiento de convenios-programa entre el Ayuntamiento y la EMT, en la misma línea que lo han hecho otros ayuntamientos del país y que consisten en acuerdos bilaterales entre las áreas que gestionan la relación con esos colectivos (jubilados, jóvenes, etcétera) y la EMT, de forma que en cada uno de ellos se establecen las particularidades de la prestación de los servicios.

De este modo integra a las áreas municipales en la prestación del servicio de transporte público a los colectivos beneficiados en cada caso y se podrán identificar y cuantificar de forma más fácil las nuevas políticas sociales con relación al transporte público. El importe total de los convenios aprobados alcanza la cantidad de 7.701.275 euros. Para los jubilados serán 5.568.440 euros, para estudiantes y jóvenes, 2.030.000 euros; para personas con discapacidad, 49.495 euros y para personas desempleadas, 53.340 euros.

Las personas que actualmente disfrutan de tarjetas bien gratuitas o bien subvencionadas para el uso del transporte público municipal no experimentarán cambio alguno. El importe se fija en función del número de viajeros que utiliza cada una de las modalidades de tarjeta bonificadas.

En el caso de personas con discapacidad y personas desempleadas, tiene un número de beneficiarios fijos. En el caso de jubilados, estudiantes y jóvenes, al tratarse de una bonificación por cada una de las validaciones, se adecuan al volumen de viajeros previstos. En cualquier caso, ante un aumento de los viajeros beneficiarios de estos tipos de tarjeta, al fijarse una tarifa por viaje, los convenios se incrementarán.

En 2020, debido a las restricciones de movilidad por la Covid-19, la EMT experimentó una caída de viajeros de un 45% (25.826.629) con respecto a los registrados durante el año 2019 (47.169.163). Así, para mitigar este descenso de los ingresos y compensar el déficit extraordinario como consecuencia de los efectos de la Covid-19, la EMT se acogió al crédito extraordinario de apoyo a los servicios de transporte público de titularidad de entidades locales puesto a disposición por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Así, se ha reconocido y aprobado por valor de 12.645.248 euros, cantidad para la que el Gobierno de España ha tenido en cuenta la caída de ingresos por viajeros de las empresas de transporte a nivel nacional con respecto a los registrados durante el año 2019, informó ayer el Ayuntamiento de Málaga en un comunicado.