El secretario de Comunicación de Cs en Andalucía y diputado andaluz en el Congreso, Guillermo Díaz, asegura que el partido ha logrado «un rearme político e intelectual» con la Convención Política de Ciudadanos celebrada este pasado fin de semana. En rueda de prensa en Málaga, Díaz señaló ayer que se ha «marcado el rumbo que queremos seguir» para los próximos años y donde el partido se ha definido como «un partido liberal en el sentido más clásico de la palabra».

Un término, ha dicho, que otras formaciones «intentan pervertir y parasitar», que «gusta a mucho a conservadores y a algunos socialdemócratas» para hacerse con el voto de centro, pero que «no es compatible» con estas formaciones.

«Quien no sea liberal es normal que tenga que irse a donde sea, pero el que lo sea, quien sea de centro, reformista, quien crea en la libertad individual y no crea en la polarización o en los bandos en España, su sitio es Ciudadanos. Quien no crea nada de esto su sitio es otro», ha concluido.

Por otra parte, aseguró que «Andalucía cierra este curso político con tres leyes que no existirían sin Ciudadanos en el Gobierno andaluz».

Así se pronunció respecto a la votación este miércoles en el Parlamento autonómico de la Ley de Infancia y Adolescencia y la Ley de Autoridad del Profesorado, a las que se suma la reciente entrada en vigor de la Ley contra el Fraude y la Corrupción, «tres leyes surgidas desde el partido liberal español, desde Cs», explica.

Destacó la aportación de la formación naranja en materia legislativa al gobierno de coalición con el partido «conservador» del PP en Andalucía.