Juan Cassá, edil no adscrito en el Ayuntamiento de Málaga, exportavoz municipal de Cs y también diputado provincial no adscrito, ha anunciado este martes, en una visita a Benamocarra, que se convertirá en la voz de los municipios donde tiene representación el partido Por Mi Pueblo. “De esta forma, el partido independiente Por Mi Pueblo con su carácter netamente municipalista canalizará sus propuestas en la Diputación de Málaga”, ha informado la formación en una nota de prensa.

El diputado ha visitado hoy Benamocarra, donde se ha reunido con el alcalde de la localidad, Abdeslam Lucena, y la primera teniente de alcalde del Ayuntamiento y secretaria general de Por Mi Pueblo, María Leonor Muñiz Sarmiento, y del “encuentro se ha desprendido que Cassá canalizará las propuestas municipales y será la voz de los Ayuntamientos donde tiene representación Por Mi Pueblo en la Diputación”.

En septiembre, dice la formación, habrá una reunión de todos los concejales de la formación con Juan Cassá, un encuentro que se realizará por comarcas, “con la idea de canalizar las propuestas de todos los municipios con representación institucional o donde existe una agrupación creada con intención de concurrir a las elecciones de 2023”.

Por Mi Pueblo dice ser un partido localista que tiene representación y forma gobierno en las Moncomunidades de la Costa del Sol Occidental y Axarquía-Costa del Sol y Sierra de las Nieves, además de contar con la alcaldía de Benamocarra y cogobiernos en Rincón de la Victoria, Cómpeta, Moclinejo y representación en diez municipios de Málaga. “Pretendemos implantarnos en bastantes más municipios y en todas las comarcas, de forma que podamos ser una auténtica alternativa en muchos consistorios”.

Se da la circunstancia de que Juan Cassá, que hasta ahora había apoyado al equipo de gobierno de PP y Cs en la capital, ayer lunes votó en la comisión de Urbanismo contra la aprobación definitiva de un proyecto de oficinas en régimen de coworkin en la esquina de oro del Puerto de Málaga, lo que ha sido interpretado por los partidos de la oposición como la pérdida de la mayoría absoluta por parte del Ejecutivo local, dado que, aunque Cassá abandonó Cs en mayo de 2020, hasta ahora había votado siempre a favor de las iniciativas de populares y naranjas, salvo ayer, lo que hizo saltar todas las alarmas.

Hace meses, incluso, se rumoreó que pudiera haber una moción de censura al sumar Cassá su voto al PSOE y Unidas Podemos, siendo así dieciséis los ediles y logrando la mayoría absoluta suficiente como para propiciar un cambio de gobierno en la capital. El PSOE ha negado hoy que vayan a reeditarse conversaciones para una moción al considerar un “tránsfuga”, declarado ya por el Pleno, a Cassá.