Las ayudas económicas que el Ayuntamiento de Málaga ofrece para el alquiler son «totalmente ineficaces» a juicio de Francisco Álvarez, fundador de la ONG Abanico Solidario. Por eso propone que de la localización de propietarios dispuestos a alquilar se encargue el Instituto Municipal de la Vivienda, dado que para los interesados es tarea casi imposible.

La falta de eficacia de las ayudas la ha podido constatar un grupo de voluntarios de esta ONG en cargada de mediar en desahucios. Como explica Francisco Álvarez, han realizado un muestreo de un centenar de viviendas en alquiler y entre llamadas y visitas a los pisos ni un solo propietario accedió.

«Nos encontramos con que el 85 por ciento, directamente no acepta la ayuda, sin dar ningún motivo y el 15 por ciento restante nos dice que tiene miedo porque no sabe si les van a renovar la ayuda». A este respecto, Francisco Álvarez recordó que este año la renovación del subsidio al alquiler se produjo bien entrado el año «y durante esos meses, la incertidumbre del propietario y de las familias hay que vivirla». En este sentido, indicó que también hubo propietarios que mencionaron la tardanza de pago del Ayuntamiento.

Además, entre ese 15 por ciento, informó el responsable de la ONG, también hay propietarios que justifican la negativa «por haber tenido una muy mala experiencia».

En contra del ‘asistencialismo’

Francisco Álvarez achacó esa mala experiencia a que algunos inquilinos son «profesionales del ‘asistencialismo’» y señaló que «las generaciones más jóvenes están normalizando el ‘asistencialismo’, bien por falsas promesas políticas de que teníamos derecho a todo o bien por el populismo, pero no les damos la oportunidad de enseñarles que existe otro futuro que pasa por la formación, la educación y la disciplina, porque lo ven en sus padres y lo normalizan».

Francisco Álvarez, que ya intervino en el pleno municipal del pasado mes de febrero para criticar estas ayudas añadió: «Tenemos una ayuda al alquiler que es como un elemento propagandístico del Ayuntamiento pero, con todos mis respetos, no sirve para nada».

Como recordó, cuando se anunciaron estas subvenciones, al principio «hubo un boom, pero ahora, la experiencia negativa que tienen los propietarios, unida a quien no quiere declarar hacen que sean una raya en el agua».

Por este motivo, remarcó que la solución pasaría porque fuera el propio Instituto Municipal de la Vivienda el que realizara estas gestiones. «Igual que se quiere hacer un registro de pisos de okupas, que se haga otro de viviendas en alquiler y de aquellas que son de los bancos y que están vacías para ponerlo en manos del IMV, con el fin de que no sea un mero tramitador de documentos y negocie directamente con los propietarios y de este modo acabar con este desasosiego», declaró.

Respuesta del Ayuntamiento

Francisco Pomares, concejal de Derechos Sociales y Vivienda, contestó ayer a Abanico Solidario que, con el actual plan municipal de ayuda al alquiler, «a estas alturas del año 29 familias han encontrado con su esfuerzo una vivienda, tal y como está el mercado del alquiler». El concejal consideró por tanto que el programa da sus frutos y calificó la cifra de 29 familias como de «un número importante».