Toda la provincia cambiará a nivel 3 de alerta sanitaria a partir de la medianoche de este viernes y permanecerá así durante los siete próximos días. Así lo ha acordado el comité provincial de Alerta de Salud Pública en su reunión semanal, de manera que la hostelería verá reducidos sus aforos máximos en el interior de los locales, del 75% al 50%.

Además, no se ha establecido ninguna medida para ningún municipio concreto de Andalucía, ni siquiera para Marbella (cuya tasa de incidencia acaba de bajar del millar de casos por 100.000 habitantes). En cuanto a las mesas en los establecimientos, el cambio de nivel afecta a que los comensales en el exterior pasarán a ser seis y no ocho, como de manera genérica quedaba establecido para el nivel 2 de alerta.

En base a la orden de 21 de julio de 2021, de la Consejería de Salud y Familias, por la que se modifica la orden de 7 de mayo de 2021, en el nivel 3 de alerta los comensales en el interior de los locales serán de un máximo de cuatro por mesa. Y, como en el nivel 2, sólo se permite «el servicio y consumo en barra en exteriores con el distanciamiento» establecido de manera general.

Cabe destacar, asimismo, que en el nuevo nivel 3 de alerta sanitaria en el que se van a encontrar todos los distritos sanitarios malagueños, los salones de celebraciones se verán obligados a respetar un máximo del 50% de su aforo en mesas, así como un máximo de 100 personas en los recintos cerrados. Pero estas variaciones no entrarán en vigor este fin de semana, tal y como se detalla en publicación en el Boja ya aludida.

«Esta orden surtirá efectos el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía, salvo las medidas establecidas en el artículo 17 sobre salones de celebraciones, que tendrá efectos a las 00.00 del día 25 de julio de 2021», apuntaba el documento oficial. Así se han podido mantener programadas estas actividades de cara a estos próximos días y hasta el domingo.

De cara al siguiente fin de semana, la Junta de Andalucía recuerda que para las celebraciones familiares, bodas, bautizos o comuniones, las mesas tendrán un máximo de cuatro personas en el interior de los establecimientos. Es un aspecto que, para el sector, puede que condicione la viabilidad de ciertos eventos familiares e incluso fuerce el aplazamiento. 

Igualmente se indica que, aunque se mantenga el «servicio de bufé» será necesario en todo caso «que se adopten medidas para mantener la distancia de seguridad entre las personas» y que deberán instalarse señales de flujos de tránsito por el bufé, al igual que la disposición de geles hidroalcohólicos en la entrada y la permanente supervisión de que se cumplan esas medidas. Igualmente se alerta de que no estarán permitidas las actuaciones musicales ni la actividad de baile.