Hace tan sólo unos días se conoció el resultado de la licitación pública que ofrecía la concesión de dos suelos, uno junto al Martín Carpeta y otro en El Romeral, a sendas universidades privadas con el fin de que estas desembarquen en Málaga y establezcan campus académicos. En principio, cinco firmas se presentaron a este proceso dirigido por Urbanismo y quedaron en primer lugar la Universidad Alfonso X El Sabio y la Europea de Madrid, a falta de que los informes sobre el pago del canon anual por los terrenos confirmen ese resultado. Pero fuera de este proceso hay gran interés, dice el edil de Urbanismo, Raúl López, de diferentes universidades privadas por desembarcar en Málaga, como por ejemplo la Universidad de Mondragón (País Vasco).

Es una cooperativa educativa cuyos responsables acudieron ayer a Málaga para mantener una reunión con el alcalde, Francisco de la Torre, el edil de Urbanismo y el equipo de la concejala de Turismo y Captación de Inversiones, Rosa Sánchez. El encuentro se produjo en el Ayuntamiento, una vez que la génesis del mismo se produjo durante la peor época de la pandemia, cuando el Área de Rosa López contactó con esta institución educativa.

«Rosa Sánchez había conversado con ellos a lo largo de la pandemia, y ellos estarían interesados en buscar un espacio en la ciudad. Habíamos tenido varias conversaciones y, antes de seguir, decidimos tener una reunión protocolaria para que conocieran al alcalde», dice López, quien destaca, sin entrar a dar detalles del proyecto, «de una universidad más que muestra su interés por venir a Málaga a instalarse. Hay muchos centros educativos de primer orden que se finan en nosotros y tiene que ver, estoy seguro, con el efecto llamada que se ha producido en los últimos años como para que empresas del calado de Google o Vodafone desembarquen en la ciudad»

El concejal de Urbanismo, responsable de sacar adelante el pliego de las universidades privadas que ya pronto desembarcaran en la ciudad creando campus, destaca que ahora habrá que «estudiar las distintas vías» que existen para que la cooperativa educativa pueda acabar teniendo presencia en la ciudad. El mercado de la educación privada está alcanzando un gran protagonismo en la ciudad y no sólo por la llegada de dos universidades privadas (llegó a haber nueve interesadas), sino por la apertura, por ejemplo, de una decena de residencias de estudiantes y varios centros privados de Formación Profesional. Los expertos creen que harían falta más colegios internacionales.