La ONG Integración Para la Vida (Inpavi) ha llevado a cabo este viernes y sábado su segundo reparto cuatrimestral de alimentos y ropa del año para ayudar a las familias más vulnerables a superar la crisis derivada de la COVID-19.

En este caso, la entidad reparte casi 50.000 kilos de alimentos (valorados en más de 72.000 euros), y 2.300 prendas de vestir (valoradas en casi 7.000 euros), para cerca de 500 familias que se encuentran en riesgo de exclusión social y/o situación de pobreza. En total, según datos de la organización, se benefician unas 1.900 personas.

Para poder llevar a cabo este reparto y cumplir todas las medidas de seguridad, Inpavi llama a cada persona beneficiaria para asignarle una fecha y hora de recogida de sus alimentos, evitando así aglomeraciones. De esta forma, ha dividido el reparto en dos días, con horario de 17.00 a 20.00 horas de la tarde el viernes, y de 09.30a 13.30 y de 16.30 a 20.00 horas el sábado.

Para poder hacerlo posible, cuentan con la ayuda de 175 voluntarios involucrados durante toda la semana, desde el lunes 19 de julio con la descarga de alimentos, en la organización de los lotes de comida del martes y miércoles, hasta la finalización de la entrega de despensas a final de la semana.

Los alimentos de las familias se depositarán en sus propios coches, facilitando el proceso de entrega lo máximo posible. A cada equipo de voluntarios se le entrega EPIS para proteger la actividad y a sus asistentes durante todas las horas de reparto.