La Gerencia Municipal de Urbanismo ha concedido la licencia de obras a Maskomo SL para adecuar el mercado de La Merced y convertirlo en supermercado gastronómico y poder poner también los correspondientes rótulos en la fachada. Maskom será la marca que va a explotar la concesión.

Las obras consisten en adaptar parte de la planta baja del edificio del mercado de La Merced a comercial en una superficie de actuación de más de 549 metros, el cual estaba destinado “a restauración y a comercial del mercado, con acceso desde las calles Gómez Pallete y Ramos Marín”, dice Urbanismo.

Se plantean aseos, vestuarios, cámaras de refrigeración y zona de mostradores de charcutería y comida preparada adosadas a ambas fachadas. Fuera habrá dos rótulos, en concreto en ambas fachadas y en color negro. La inversión es superior a los 278.000 euros, siempre según la documentación de Urbanismo.

El anexo al proyecto de adecuación describe la afección de la intervención sobre la cubierta del mercado. En el mismo se especifica la eliminación de los proyectos que quedarán sin uso tras la reforma y que serán retirados y la nueva instalación de una central positiva para refrigeración de las cámaras frigoríficas.

Sobre la pintura de la fachada, el IMV, en concreto su oficina de Rehabilitación, deberá emitir un informe acerca de la pintura y quedan otros estudios, entre ellos del Servicio de Extinción de Incendios y del Área de Comercio.

Maskom anunció en septiembre de 2020, después de que el Ayuntamiento le transmitiera la concesión de la explotación y una vez que se constató que la idea de mercado Gourmet no había funcionado, su idea de convertir el espacio en un supermercado que combine la experiencia de compra con el consumo de algunos de estos productos. Se ofrecerá una amplia selección de productos de Málaga y otros especiales, de tipo gourmet. Los precios serán similares a los que ofrece toda la cadena. Asimismo, los clientes podrán llevarse platos preparados a casa o probar una carne recién hecha en una parrilla.