El 4 de agosto de 1921 el ministro de la Guerra, vizconde de Eza, nombró al general malagueño Juan Picasso González, que era representante militar español ante la Sociedad de Naciones, para que dirigiera una investigación sobre el denominado desastre de Annual.

El general Picasso arribó a Melilla el 13 de agosto en compañía de su ayudante el teniente coronel de Estado Mayor Vicente Calero, el auditor de brigada Juan Martínez de la Vega y el oficial primero de Oficinas Militares Vicente Collado.

Picasso pidió a Berenguer el 15 de agosto que le enviara los planes de operaciones del general Fernández Silvestre, pero una real orden fechada el día 24 mandó a Picasso que dejara al margen de sus investigaciones las actuaciones llevadas a cabo por el alto comisario. Berenguer había recurrido el día 20 al ministro de la Guerra porque temía que los planes de operaciones de Silvestre, que le había solicitado Picasso, pudieran implicarle como alto comisario del protectorado. El último día de agosto Picasso respondió al vizconde de Eza su desacuerdo con la real orden, pero continuó dirigiendo la investigación.

El 23 de enero de 1922 Picasso regresó a Madrid.

Acuciado por las responsabilidades del desastre de Annual, el Gobierno presidido por Antonio Maura fue sustituido el 7 de marzo de 1922 por otro conservador, presidido por José Sánchez Guerra, partidario del poder civil sobre los militares.

El 18 de abril Picasso hizo entrega al nuevo ministro de la Guerra del expediente de su investigación, de 2.418 folios, que tres días después el ministro pasó al Consejo Supremo de Guerra y Marina. El 9 de junio este consejo aprobó provisionalmente el informe, que recomendaba el procesamiento del general Dámaso Berenguer. Este dimitió el día anterior como alto comisario de España en Marruecos, siendo sustituido por el general Ricardo Burguete.

El Consejo Supremo de Guerra y Marina acordó el 6 de julio el procesamiento por negligencia o abandono de su deber en Annual a 39 militares, además de los 37 oficiales que ya eran imputados en el Informe Picasso. Aunque en este expediente no se acusaba al general Berenguer, limitándose a criticar su estrategia durante el desastre, el Consejo Supremo de Guerra y Marina decidió acusar al alto comisario, pidiendo el 10 de julio al Senado el correspondiente suplicatorio.

El presidente del Gobierno Sánchez Guerra envió el Informe Picasso al Congreso de los Diputados, donde se creó una comisión parlamentaria y se celebraron encendidos debates en los que llegó a responsabilizarse al rey del desastre de Annual. Sánchez Guerra acabó dimitiendo y el 7 de diciembre de 1922 se formó un nuevo Gobierno presidido por el liberal Manuel García Prieto.

El 10 de julio de 1923 se creó una nueva comisión para investigar las responsabilidades por el desastre de Annual en el Congreso, pero fue disuelta tras el pronunciamiento militar del general Miguel Primo de Rivera el 13 de septiembre.

El Informe Picasso y toda la documentación generada por las comisiones parlamentarias fueron incautados por el Directorio Militar, pero se permitió que el Consejo Supremo de Guerra y Marina continuase con el caso, si bien los miembros más críticos fueron sustituidos por otros más proclives a la absolución de los acusados, lo que provocó la dimisión del presidente del Consejo, el general Aguilera, en marzo de 1924.

En junio de 1924 se conoció el fallo contra el general Berenguer (condenado a la separación del servicio y su pase a la reserva) y el general Navarro (absuelto). Pero, el 4 de julio el rey declaró una amnistía para todos los implicados en el desastre de Annual y, poco después, nombró al general Berenguer jefe de la Casa Real.

El diputado Bernardo Sagasta Echevarría guardó el Informe Picasso en la Escuela Especial de Ingenieros Agrónomos de Madrid, devolviéndolo al Congreso tras la proclamación de la Segunda República. Pero el expediente desapareció tras la Guerra Civil. Fue recuperado en 1990 y transferido al Archivo Histórico Nacional, donde ha sido digitalizado. Recientemente ha sido editado íntegro por la Consejería de Cultura de la Ciudad Autónoma de Melilla.

* Autor de ‘El Desastre de Annual. Los españoles que lucharon en África’ (Almuzara)