La quinta ola de la Covid-19 en Málaga mantiene hasta la fecha a casi 500 hospitalizados, de los que más de 80 están en las Unidades de Cuidados Intensivos. Si se echa la vista atrás, hace justo un año los centros sanitarios de la provincia apenas tenían una decena de pacientes contagiados en sus instalaciones y las UCI estaban vacías; entonces, la provincia llevaba un mes estrenando una «nueva normalidad» mucho más restringida después de dos meses de confinamiento férreo.

El auge de los contagios, que superan cómodamente y casi a diario el millar de nuevos positivos en 24 horas, está provocando que los hospitales malagueños hayan vuelto a echar mano de sus planes de contingencia para la Covid-19, dinámicos y flexibles para adaptarse a lo que va entrando por Urgencias, que se ha incrementado de forma preocupante en las últimas semanas.

De hecho, el circuito respiratorio Covid del Hospital Virgen de la Victoria está detectando que más de 9 de cada 10 pacientes que acuden al centro con síntomas compatibles con el contagio son positivos.

Hace un año, los hospitales atendían a menos de una decena de ingresos y las UCI estaban vacías

Los ancianos con pauta completa que tienen patologías graves conforman el tercer tipo de paciente que atienden los hospitales

Además, con más de un centenar de pacientes ingresados a causa de la infección respiratoria actualmente, el hospital está suspendiendo cirugías demorables, eso sí, manteniendo siempre las oncológicas y urgentes, y tiene ya tres plantas dedicadas a pacientes Covid.

Fuentes de este centro sanitario explican a La Opinión de Málaga que por ahora no están trasladando pacientes a sus centros adscritos, el Hospital del Guadalhorce y el Marítimo de Torremolinos.

En cualquier caso, se trata de una situación completamente rocambolesca teniendo en cuenta que la campaña de vacunación lleva en marcha desde hace siete meses y que se han puesto casi dos millones de inyecciones en la provincia. A pesar de este gran esfuerzo logístico y sanitario, la ausencia de dosis sigue siendo el problema, a estas alturas, no porque no haya suficientes sino por la población adulta que ha rechazado ponérsela cuando llegó su turno y por los jóvenes a los que aún no les tocaba, y, por lo tanto, no contaban con la protección inmunológica frente al virus del Sars-Cov-2.

Esto, sumado a la caída de las restricciones con el fin del estado de alarma el 9 de mayo, ha supuesto el cóctel perfecto para que aumenten los contagios y, por ende, la presión hospitalaria.

«El perfil actual del paciente ingresado en nuestro hospital es de dos tipos. Aquellos pacientes menores de 40 años que lógicamente no estaban vacunados y que han ingresado de forma masiva en los últimos días o en las últimas semanas. Y luego una serie de pacientes que tienen más de 40 años o incluso menos de 50, la mayoría de los cuales no están vacunados y que están ingresando con Covid grave en nuestro hospital», explica José María Reguera, jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Regional Universitario de Málaga.

Ese perfil de ciudadanos que declinaron ponerse la vacuna y que han requerido hospitalización después de contagiarse se repite en los dos grandes hospitales de la capital.

Hay un tercer tipo, mucho menos frecuente, de población anciana con patologías previas graves que, aunque cuenta con las dos dosis, requiere ingreso hospitalario tras contagiarse.

Provincia más afectada

La Junta alertó esta semana de que el 40% de los ingresos hospitalarios por Covid-19 que se notifican en Andalucía se han producido en Málaga, siendo la provincia que mayor tasa de incidencia acumulada presenta, con un ritmo semanal de contagios por encima de los 6.000 casos, según la actualización de los datos publicados en el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía (IECA).

«Para nosotros es fundamental que la gente siga respetando las normas que ya conocíamos como es la mascarilla y la distancia social», insiste el doctor José María Reguera. «Es fundamental mantener estas dos cosas porque son las que más nos ayudan a que podamos superar esta pandemia».