La variante Delta, con una mayor capacidad de transmisión que la alfa y todas las cepas previas, no solo está aupando los contagios entre la población joven sino que ha vuelto a colar el virus en las residencias de ancianos de Málaga.

En las últimas dos semanas, la provincia ha notificado 19 positivos confirmados en los geriátricos malagueños. En concreto son nueve en el Valle del Guadalhorce, cinco en el distrito Málaga, otros cinco en Serranía y uno en Costa del Sol. Las instituciones de los distritos de La Vega y Axarquía se mantienen libres de Covid-19.

«Estamos viendo cómo están repuntando ahora los contagios en las residencias. Es verdad que esos contagios no son como los de antes, que moría muchísima gente, afortunadamente no es así. La mayoría de las personas que se contagian o son asintomáticos o casi no lo notan», alerta Martín Durán, presidente de la Federación de Organizaciones andaluzas de Mayores (FOAM).

Campaña de vacunación a personas sin hogar en Málaga. | JAVIER RAMÍREZ

Nuevas restricciones

Ante el aumento de los brotes en las residencias, que sufrieron el mayor y más devastador impacto de la primera ola del Sars-Cov-2, la Junta ha decidido esta semana endurecer las restricciones en estos centros cuando ni siquiera hace un mes que se publicó una nueva orden (Orden de 14 de julio de 2021) que flexibilizaba las medidas, como el fin del uso obligatorio de la mascarilla o las visitas sin límites en aquellos centros con una cobertura vacunal del 80% de sus residentes y trabajadores.

Después de la última reunión del Consejo de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto (Comité de Expertos), celebrada en Málaga este lunes, la Junta retomó la obligatoriedad de las mascarillas en espacios cerrados comunes en centros «en que se produzca al menos un caso positivo confirmado de Covid-19», además de establecer la realización de una prueba diagnóstica semanal para todo el personal sanitario y sociosanitario de estos centros que no está vacunado.

La Federación de Organizaciones andaluzas de Mayores (FOAM) denuncia que, en Andalucía, el 2,7% de los trabajadores de estos centros, es decir, 1.009 personas, no están vacunadas por voluntad propia. «No se han vacunado porque no han querido, porque se han negado a vacunarse», sostiene Durán.

Por ello, este colectivo ha solicitado a la Junta que la vacunación sea obligatoria para todos los trabajadores de las residencias. «Se está trabajando con un sector muy vulnerable y hay veces en las que hay que poner el bien común por delante». Por otro lado, consideran que en los municipios con una tasa de incidencia alta, deberían restringirse las visitas y las salidas.

«Nosotros fuimos de los primeros que dijimos que era muy conveniente suavizar las visitas y las salidas cuando vimos como estaba funcionando la vacuna dentro de las residencias», reconoce el presidente de FOAM. «Pero lo dijimos en una etapa en la que las cosas estaban de otra manera, los contagios prácticamente habían desaparecido de las residencias».

Además, la federación andaluza reclama que en caso de que se confirme un positivo, se evacue al usuario y se le ubique fuera de la residencia, así como que se garantice un «meticuloso cumplimiento» de intervenciones no farmacéuticas como el uso de mascarillas, una adecuada higiene de manos y el distanciamiento físico.

«El virus no se ha ido y como nos descuidemos vamos a empezar a tener los mismos problemas que tuvimos al principio. Nos parece de una irresponsabilidad grandísima», advierte Martín Durán, presidente de FOAM.

La contagiosidad de la variante Delta, originaria de la India, ha encendido las alarmas en los centros residenciales de la provincia, incluyendo los sociosanitarios destinados a personas con discapacidad así como los albergues para personas sin hogar.

Este tipo de centros también se han visto afectados por el aumento de los contagios, notificando en las últimas dos semanas 31 nuevos positivos, según datos de la Consejería de Salud y Familias.

La gran mayoría de ellos se concentran en el distrito sanitario de Málaga, que abarca 24 positivos de la treintena de casos diagnosticados en los últimos 14 días. Otros seis se han diagnosticado en el distrito sanitario Costa del Sol y uno más en el de Serranía.

Desde que comenzó la pandemia, estos centros han tenido 428 casos positivos de Covid-19, de los que 343 se han curado.

Fallecidos

Durante la crisis sanitaria, los centros para personas con discapacidad y los albergues de personas sin hogar han lamentado 24 decesos a causa del virus del Sars-Cov-2. De ellos, la gran mayoría, 19 fallecimientos, se concentran en el distrito sanitario de Málaga.

Los albergues y centros sociosanitarios suman 31 positivos