La marca Sabor a Málaga de la Diputación celebra en la capital malagueña este año por primera vez una nueva edición en agosto. Será el próximo puente festivo, del 19 al 22 de agosto, en la plaza de la Marina y el Paseo del Parque, donde se darán cita medio centenar de productores y empresas malagueñas y se celebrarán más de una treintena de actividades paralelas, entre catas, demostraciones y talleres.

Así lo presentó ayer el vicepresidente primero y diputado de Desarrollo Económico Sostenible, Juan Carlos Maldonado, junto a la vicepresidenta segunda y diputada de Gestión Económica y Administrativa, Margarita del Cid. «A falta de la Feria de Málaga, este Gran Mercado de agosto será un nuevo reclamo turístico y revulsivo para la capital y contribuya a la recuperación de la economía de nuestras empresas, que es ahora lo prioritario» dijo Maldonado, quien añadió que «tendrá especiales guiños al sector de la moda flamenca y del vino, que se están viendo especialmente perjudicados después de dos años consecutivos sin ferias o festejos populares en la provincia».

Así, el cartel del Gran Mercado de agosto está ilustrado con la imagen de mujeres, vestidas de flamenca, que brindan y degustan productos malagueños y todos los puestos y carpas instaladas en el Parque y la plaza de la Marina estarán decorados con farolillos y guirnaldas «que nos recuerden a esa Feria de Málaga que, este año, de nuevo, los malagueños vamos a echar de menos».

Ambos recintos estarán abiertos al público 12 horas, desde las 11.00 hasta las 23.00 horas.

Una porra antequerana gigante; una exhibición de tapas y un talleres de recetas tradicionales de la provincia, entre sus principales atractivos.

En el Parque se ubicarán puestos de venta de 40 empresas de la provincia con panes, embutidos, mieles, dulces, aceites de oliva virgen extra, chocolates, licores, destilados, cervezas artesanas, quesos de cabra, vinos y mermeladas, entre otros. En la plaza de la Marina habrá seis establecimientos de restauración con comida para llevar y se instalará un escenario que acogerá más de una treintena de actividades.

Se regulará el acceso mediante controles para no superar el aforo máximo de 300 personas en el Parque y 200 en la plaza de la Marina. Además, se vigilará que los asistentes lleven mascarilla, se les facilitará gel hidroalcohólico y se instarán las señales pertinentes para recordar que se mantenga la distancia de seguridad.