La Asamblea Local de IU Málaga Ciudad se hace eco de las denuncias de los sindicatos, los profesionales sanitarios y las asociaciones de pacientes y ha alertado del "desmantelamiento de la sanidad pública, especialmente de la Atención Primaria, que está impulsando el PP en plena pandemia para favorecer a la sanidad privada".

"Es urgente realizar contrataciones en todas las categorías profesionales: médicos, enfermería, TCAE y administrativos, así como garantizar la apertura en horario de tarde de todos los centros de salud de Málaga ciudad", ha demandado.

La coordinadora local de la coalición de izquierdas, Remedios Ramos, ha rechazado "la política del PP con respecto a la sanidad pública". "Está quedando claro que su hoja de ruta pasa por cargarse la Atención Primaria, una prueba es que en Málaga ciudad de los 21 centros de salud existentes solo cinco permanecen abiertos durante este verano de emergencia sanitaria, aquellos que cuentan con Urgencias".

"La Junta está empujando a los usuarios a la sanidad privada, están generando malestar en la población y desánimo en los profesionales en su ansiada persecución de la privatización", ha advertido.

En este punto, ha incidido en que "la demora en la capital es de 15 días para que te atienda el médico de primaria, el PP y Cs, con el apoyo de Vox, están convirtiendo a los médicos de primaria en teleoperadoras, rechazamos esta situación y reclamamos una atención personalizada para los pacientes".

"No se puede culpar a los profesionales, ya que lo han dado todo durante los momentos más duros de la pandemia y lo siguen haciendo en la actualidad, no podemos olvidar que la emergencia sanitaria sigue activa", ha señalado Ramos.

Por último, la coordinadora local de IU urge a "la realización de contrataciones, el PP está obligado y es preso de sus propias palabras y promesas electorales, tiene que contratar personal y garantizar la apertura de todos los centros públicos en el horario de tarde, no vamos a permitir que desmantelen la atención primaria en Málaga con el propósito de empujar a los pacientes a la sanidad privada".