Muchos diseminados de Málaga capital, es decir, agrupaciones de casas, en muchas ocasiones legales, pero en algunas, ilegales, tienen problemas de iluminación. Así, para sortear estas dificultades, el distrito de Campanillas puso a principios de año en macha un pionero proyecto piloto que consiste en instalar farolas solares, es decir, alimentadas con energías limpias, lo que, desde luego, contamina menos. La experiencia ha sido muy satisfactoria y el distrito ha comprado esas cuatro farolas, «la idea es seguir ampliando a otros diseminados», informa la concejala del distrito y de Participación Ciudadana y Cooperación Internacional, Ruth Sarabia. Y no solo eso, sino que el fin es llevar estas farolas a todos los que hay en la capital, aunque ello dependerá, desde luego, de que se concedan los fondos europeos Next Generation que se han solicitado para ello a la Unión Europea a través del Gobierno central.

«Hemos querido hacer una prueba, porque en los diseminados, en algunos de ellos, claro, la iluminación no está todo lo bien que querríamos. En algunos sitios no puedes hacer el tendido eléctrico, porque hay canales que atraviesan el suelo, porque las parcelas son de titularidad privada, etcétera. Hablo de los diseminados, que son agrupaciones de casas legales, o ilegales, de entre 45 y 80 casas. Nos preguntamos qué se podía hacer y en Greencities, a través de la edil de Innovación, Susana Carillo, conocimos a la empresa Ekiona, especialista en iluminación solar», explica Sarabia. Esa sociedad, dice la concejala del distrito, «nos podía a ayudar a llevar la luz donde la iluminación tradicional no llega». Así, indicó que el Ayuntamiento, de hecho, ha pedido fondos Next Generation para sufragar la extensión de estas farolas solares a todos los diseminados de la ciudad.

Así, se hizo primero un proyecto piloto este año en los diseminados de Campanillas conocidos como Los Arias y El Bollo, que suman 37 casas y están separados entre sí dos kilómetros. «Ha sido un piloto gratuito, una experiencia para ver cómo funciona. Hablamos con la Asociación de Vecinos para ver su disposición al respecto y se pusieron cuatro farolas a principios de este ejercicio, de forma que han sido cuatro meses cedidas gratuitamente al distrito, sólo reciben la luz solar. Se estudió cuáles eran las mejores ubicaciones y dan una luz estupenda y los vecinos están encantados. Hemos comprado las cuatro farolas por 12.000 euros».

Sarabia añade, por cierto, que incluso aunque haya muchos días nublados, las farolas siguen alumbrando porque tienen acumuladores de luz solar. Así, se ha presupuestado para 2022 la instalación de farolas solares en distintos diseminados de Campanillas, pero ello se hará a través del correspondiente contrato y podrán concurrir las empresas que así lo deseen. Luego, indica, habrá que ver si hay fondos Next Generation para esto y «se puede hacer un proyecto macro para todos los diseminados». Ello habrá de articularse, claro, a través de las Áreas de Innovación y Digitalización Urbana, que dirige la también portavoz del equipo de gobierno, Susana Carillo, y de Servicios Operativos, área que gestiona Teresa Porras, «y veremos cómo extender este proyecto piloto». «En principio, habrá otros diseminados para 2022, y ello tendrá que salir a través de un contrato». Y luego habrá que ver si, efectivamente, los fondos europeos sirven para llevarlo a todos los diseminados. Dice Ruth Sarabia que dos diseminados lo han solicitado ya y que la instalación de las farolas precisa de algunos requerimientos técnicos, con un pie de hormigón reforzado y, además, es necesario estudiar muy bien la orientación.