«Había dos clases de pregoneros, los que vendían y los que arreglaban cosas», detalla José Antonio Párraga, de 83 años, vicepresidente de la Asociación Malagueña de Escritores ‘Amigos de Málaga’. En la primera categoría, explica, estarían por ejemplo los vendedores de moras y chumbos y los cenacheros y en la segunda, los lateros y los silleros.

José Antonio los conoce muy bien porque han formado parte del paisaje de su niñez, en el desaparecido barrio de la Alcazaba. «Mi piso era el más alto de toda la calle, vivía en un segundo y era un mirador: desde mi balcón veía debajo las azoteas del ABC (Ayuntamiento, Banco de España y Correos) y desde el Peñón del Cuervo a Torremolinos. Era un sitio privilegiado», recordaba ayer a este diario.

La convivencia con esa Málaga popular le trajo la querencia por los versos porque como asegura, «me hizo poeta el haber nacido mirando al mar, aparte de que Málaga hace poeta a cualquiera».

Maestro nacional en Ardales, Canillas de Aceituno, Intelhorce y en el Colegio Luis Braille del Haza de Cuevas, donde estuvo más de 20 años hasta su jubilación, José Antonio Párraga compone poesía desde la treintena y ha publicado dos libros de versos, uno de ellos de vocabulario popular.

De su estilo precisa: «Soy un poeta costumbrista, de poemas de amor he escrito muy poco. Escribo cosas típicas de Málaga».

En Youtube

Esta faceta puede comprobarse desde hace unas semanas en el canal de Youtube ‘Boquerón Televisión’, del joven videocreador malagueño Javier España, en el que el antiguo maestro recita versos de su autoría dedicados a los oficios desaparecidos de Málaga y pregones como: «El latero, se componen ollas, sartenes, jarrillos y cacerolas. El latero, niña, el latero» o «A los frescos, gordos y ‘reondos’, bolillas de caramelo los traigo hoy», del vendedor de chumbos.

Para Javier España, «José Antonio es una persona para hacerle más de un documental porque tiene la Historia de Málaga hecha poemas».

Como explica, conoció al maestro y poeta malagueño por medio del periodista Manuel Reina y comprobó que el bagaje de versos y recuerdos del vicepresidente de la Asociación Malagueña de Escritores «forma parte de lo que somos como malagueños».

Javier España, que tiene 29 años, cuenta que es vecino de los Montes de Málaga desde que nació, de donde procede su familia y de hecho, explica que su abuelo paterno era uno de los representantes de oficios malagueños en vías de extinción: era espartero.

Tercer premio Málaga Crea 2020 por un documental sobre los biznagueros, Javier quiere con su trabajo «que la Historia de Málaga tenga el valor que se merece».

Por cierto que José Antonio Párraga será premiado el próximo mes de octubre con uno de los Premios 10 que otorga la Federación Provincial de Asociaciones de Mayores de Málaga, confirma su presidente, Antonio Quero.

El maestro jubilado retoma precisamente hoy las reuniones de los escritores malagueños en El Pimpi e impartirás clases para rimar con corrección. Y con arte.

Antonio Galdeano, antiguo cenachero malagueño, a los 89 años en una foto de 2007. Carlos Criado