Andalucía ha sido el destino más visitado durante estos meses de verano. La comunidad es la primera a nivel nacional en cuanto a ocupación, pernoctaciones y gasto medio por viajero. Con estos datos avalando el sector turístico andaluz, la Junta de Andalucía ha desarrollado el Marco Estratégico del Turismo en Andalucía (META 2027) con el objetivo de seguir caminando sobre estos mismos cimientos y asegurar que la actividad turística de la comunidad continúe manteniendo el importante papel que juega a día de hoy en la economía andaluza.

«El objetivo principal de este plan es el de potenciar el sector del turismo como el motor estratégico generador de economía de la comunidad», ha señalado el vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo,Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín, durante la presentación del Plan Meta 2027. Marín asegura que con esta iniciativa «se consolidará más allá de 2030 la industria turística de la comunidad».

Andalucía cerró el mes de agosto superando todas las expectativas del sector. Con más de un 85% de ocupación media, la comunidad se consolida como la que mejores datos registra a nivel nacional. En Málaga, por su parte, se ha afianzado el turismo de interior, hecho que se dejado notar en los niveles de ocupación de la provincia, que cerró este mes con un 76%. Entre los objetivos más destacados de este plan se encuentra el de seguir reforzando la posición estratégica del turismo en Andalucía.

Además, el Meta 2027 persigue aumentar el gasto medio por viajero hasta un 18%: «Esto se consigue mejorando la calidad y la competitividad de nuestras empresas. Hay muchos elementos que ya están en marcha como la modificación del decreto de la clasificación hotelera por puntos o la aprobación del decreto de modernización de nuestra planta hotelera». El vicepresidente de la Junta resalta que este impulso al sector, con el que se espera mejorar la calidad de las instalaciones y los servicios se traducirá en «una mayor rentabilidad para nuestras empresas, y al final eso genera más creación de empleo y riqueza para Andalucía, que es el objetivo de este plan».

Así, al proyecto se destinará un total de 717 millones de euros para la ordenación de los recursos turísticos de Andalucía para los próximos años. «De ellos, 260 millones corresponden a fondos europeos que vamos a desplegar dentro del ámbito del sector turístico en muchas iniciativas», informa Marín. La distribución territorial de estos presupuestos se llevará a cabo en función de las necesidades de cada destino, ha indicado el consejero de Turismo: «Irá en función de los proyectos que se presenten en los próximos años y de las necesidades. El número de establecimientos y profesionales de Málaga no es comparable a ciudades como Jaén o Granada. Por ello, Málaga y Sevilla coparán gran parte de este presupuesto».

Entre las principales líneas de actuación se encuentran aquellas enfocadas a orientar la oferta de productos turísticos hacia la inclusividad y la diversidad;  estimular el talento, la productividad y la equidad en el sector; fomentar el turismo de experiencias y propiciar la redistribución territorial y temporal de los flujos e intensificar la cooperación interadministrativa, la colaboración público-privada y el empoderamiento social.

Con estos marcados objetivos comienza a rodar un plan que espera marcar un antes y un después en el sector del turismo andaluz. «Es el momento más importante del turismo en esta legislatura y me atrevería a afirmar que el más importante en toda la década».

Adaptaciones derivadas de la pandemia de Covid-19

El Marco Estratégico del Turismo en Andalucía (Meta 2027) estaba en pleno desarrollo cuando irrumpió la pandemia de Covid-19. Entonces, el plan se vio en la necesidad de adaptar sus líneas de actuación para atender a las consecuencias derivadas de las cancelaciones masivas, los cierres empresariales globalizados, la contundente disminución de la ocupación y su lenta evolución y, en definitiva, a la alta incertidumbre que se cernió sobre el sector turístico durante esta crisis sanitaria.

De este modo, un proyecto con un objetivo tan marcado como el Meta 2027 se vio en la obligación de reinventarse para adaptarse a las nuevas necesidades de los turistas. El tráfico aéreo se redujo y la intención de viajar a mercados nacionales e internacionales estaba supeditada a la evolución sanitaria, por lo que la Junta añadió entre sus objetivos aquellos que contribuyesen a paliar los efectos negativos de la crisis.

Entre los objetivos derivados de la pandemia de Covid-19, el plan contempla la implementación de tecnologías para crear experiencias seguras y agradables; digitalización y automatización para el mantenimiento de la distancia física y la reducción de los contactos y el fomento del autoservicio.

En este sentido, el secretario general para el Turismo, Manuel Muñoz, ha asegurado durante su presentación que este plan ha sido diseñado teniendo en cuenta todos los factores que han irrumpido en la sociedad: «Este proyecto traerá consigo un nuevo comienzo adecuado a la nueva realidad del sector, con un plan adaptado a la nueva realidad instaurada en el país».