El PSOE, IU y Podemos han ofrecido hoy una rueda conjunta para denunciar que este viernes los alumnos del colegio Valle-Inclán de El Palo van a iniciar las clases con «nubes de polvo» generadas por las obras del parking municipal subterráneo bajo las pistas del centro educativo, además de que el ruido será insoportable si las ventanas «se dejan abiertas para airear las dependencias» en cumplimiento de la normativa Covid.

Daniel Pérez, portavoz socialista, criticó al alcalde, Francisco de la Torre, por«no escuchar a la oposición, ni a los vecinos ni a los comerciantes, que soportan el polvo y el ruido desde primera hora de la mañana hasta las doce de la noche». «Paco de la Torre ha forzado la maquinaria sin que le importe la salud de los escolares, porque su intención es entregar las plazas de aparcamiento en 2023, durante la campaña electoral de las municipales». Además, el regidor habría «mentido, porque dijo que la parte más agresiva de la obra, la creación del subterráneo, estaría lista antes del arranque escolar».

Paqui Macías, portavoz de IU y Podemos, exigió «una solución urgente que pasa en primer lugar por concluir las obras con la máxima celeridad, para que se puedan retomar las clases sin que el alumnado tenga que soportar más molestias», garantizando la actividad del colegio y del club de baloncesto.

El edil del distrito Este, Carlos Conde, respondió en rueda de prensa para otro asunto, al ser preguntado por los hechos, que la colaboración y el diálogo con los padres y madres y el colegio ha sido continuo, recordó que el parking se está construyendo en mina, esto es, abrir un gran cajón a cielo abierto, se trabaja igual que en el metro, sin que se note en la superficie cómo la maquinaria se aplica en el subsuelo, «lo hemos hecho así porque somos sensibles a las inquietudes que se nos han manifestado en todas y cada una de las reuniones». Asimismo, dijo, se ha puesto refuerzo de climalit y se ha cambiado la carpintería y las persianas de más de sesenta ventanas que dan a la obra para evitar el ruido y el polvo, se han puesto purificadores, y se va a hacer un graderío y un pabellón cubierto.

Destacó Conde que todas las obras generan vicisitudes, pero este aparcamiento, dijo, «va a beneficiar a la comunidad educativa, la vecinal y la comercial», dado el escaso aparcamiento que hay en la zona, que los obreros trabajan ahora a doble turno para cerrar la cubierta del parking, «para luego continuar trabajando en mina y que se pueda usar el espacio de arriba sin ninguna dificultad» y sí reconoció que le hubiera gustado que la obra llevara un mayor grado de ejecución a estas alturas, pero es un trabajo «complejo». «Serán estas primeras semanas», agregó.