Trabajadores municipales entraron a finales de la semana pasada en la zona verde vallada de la calle Chico del Matadero y además de retirar la valla de tela y abrir el espacio han podado los árboles y retirado un ingente número de ramas. Los trabajos continuaban el pasado lunes.

Como informó La Opinión el pasado mes de julio, se trata de una medida cautelar puesta en marcha por la Gerencia Municipal de Urbanismo y se enmarca en el intento municipal por dar con el propietario de esta parcela de 1.076 metros cuadrados, calificada en el PGOU como viario público.

En este sentido, el concejal de Urbanismo, Raúl López ya señaló en julio pasado que para el Ayuntamiento el dueño del solar era la Fundación Unicaja.

A este respecto, los vecinos de Virgen de Belén llevaban desde 2004 tratando de localizar al propietario, con el fin de que permute este espacio con el Ayuntamiento y así el barrio pueda contar con este espacio verde. Además, el vallado de la zona impedía concluir el arreglo de un bloque de viviendas aledaño.

Según los datos recabados por los vecinos, en el Registro de la Propiedad consta que el dueño del solar es la desaparecida Constructora Benéfica Virgen de Belén, que levantó la barriada en los 70.

A su vez, la constructora formaba parte de la extinta Caja de Ahorros Provincial de Málaga, creada en 1949 por la Diputación y desaparecida en 1991, al ser una de las entidades que se unieron para formar Unicaja.

El hecho de que la caja de ahorros malagueña terminara dando lugar a Unicaja es lo que lleva al Consistorio a determinar que la propietaria de la zona verde es la Fundación Unicaja.

A esta conclusión llegó después de que en febrero la Gerencia Municipal enviara sendas cartas a los responsables de Unicaja Banco y de la Fundación Unicaja para preguntarles por el terreno. Sólo el banco respondió que no pertenecía a esta entidad.

Vecinos de Virgen de Belén junto a la parcela vallada, en una foto de archivo. A. V.

Limpieza subsidiaria

La falta de contestación de la Fundación Unicaja ha motivado esta medida cautelar. «La hemos ejecutado de forma subsidiaria, dado que de forma sorpresiva la Fundación Unicaja no reconoce este terreno como suyo y no ha respondido», explicó ayer el concejal Raúl López.

El edil de Urbanismo señaló que el siguiente paso será advertir al distrito de la Carretera de Cádiz para que esta zona verde quede expedita «y no se implante nadie», por lo que pedirá que la policía «tenga especial atención».

Para Virginia Rodríguez, vecina de Virgen de Belén, la retirada de la valla y la limpieza «es un paso enorme que agradezco».

Además, la vecina confió en que las conversaciones entre el Ayuntamiento de Málaga y la Fundación Unicaja terminen llevándose a cabo porque, subrayó, los vecinos por lo que luchan es por que esta parcela sea finalmente suelo municipal, mediante una permuta o acuerdo con el propietario.