El cambio climático es uno de los factores que están detrás de la virulencia de las llamas que están calcinando un perímetro de 3.600 hectáreas de Sierra Bermeja.Se trata de un incendio de sexta generación, es decir, capaz de generar columnas de convección que crean su propia dinámica de propagación.

"Ya no solo es el viento, las pendientes, el tipo de combustible... tienen la capacidad de generar columnas que atraviesan la troposfera o que pueden llegar a atravesarla", explica el subdirector del Infoca a nivel regional, Alejandro García, que aseguran que es una nueva tipología de incendio forestal que no se había observado en el mundo científico hasta hace unos pocos años, siendo el de Pedrogao (Portugal) de 2017 el primero. "No se da con mucha frecuencia pero es verdad que cada vez son más frecuentes por diversas circunstancias en las que colabora, sin duda, el cambio climático".

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha añadido que "no son los incendios que hemos tenido en los años 90" sino que "son nuevas fórmulas de fuego que superan los medios materiales y humanos". Por ello, el de Sierra Bermeja se está definiendo como un incendio casi inédito en la comunidad autónoma.

Juanma Moreno, en el puesto de mando de Estepona. L.O.

"Hay muchas veces que no podemos luchar contra la naturaleza. La naturaleza tiene más fortaleza que nosotros y a veces sufrimos la enorme impotencia, las lágrimas de alcaldes, de vecinos, el dolor que estamos sufriendo todos... porque a pesar del numeroso equipo que tenemos desplegado no podemos hacer mucho más ahora mismo", ha lamentado Moreno.

No obstante, el dirigente andaluz ha valorado que gracias al trabajo del Infoca y todos los equipos de apoyo se ha conseguido que el fuego "no haya ido a más, se han podido preservar otras zonas, no solo pobladas sino que tienen un alto valor ecológico". Hasta ahora, hay 37 medios aéreos y unos 500 efectivos de distintos cuerpos trabajando en el dispositivo.