Málaga es la segunda provincia de Andalucía que más problemas de ciberseguridad registra con 36.286 activos únicos tecnológicos, es decir, un 21,20%, según un informe publicado por el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) que hace referencia al primer cuatrimestre de este año 2021. Solo superada por Sevilla con un 28,51% y seguida de Granada (15,39%), Cádiz (11,14%) y Córdoba (7,14%).

Esto quiere decir que en Málaga se recogen el 21,20% de los problemas de seguridad referentes a cualquier equipo, sistema, servicio o red afectado por una actividad maliciosa de Andalucía. El 53,97% de los problemas de seguridad en la provincia están relacionados con la descarga de malware, cuya acción puede conllevar una extracción de datos u otro tipo de alteración de un sistema. En un segundo puesto se encuentran los ‘botnets’ con un 39,51%, que constituyen un grupo de PC infectados y controlados por un atacante de forma remota. Con un porcentaje menos significativo, un 5,27%, se encuentran los intentos de intrusión con el fin de explotar las vulnerabilidades del sistema.

Málaga capital lidera el ranking de las diez localidades con mayor número de activos únicos con problemas de seguridad de la provincia, acumulando el 47,10%. En segundo lugar, con una diferencia clara, se sitúa Marbella con el 11,05% seguida de Torremolinos (6,41%) y Mijas (4%); a la cola de la clasificación se sitúan Antequera, que solo acumula el 1,47% de los problemas de ciberseguridad registrados en Málaga, y Ronda con un 1,36%.

En total el número de activos únicos con problemas de seguridad detectados en Andalucía en el periodo del informe (desde el 1 enero hasta el 30 abril) es de 162.711, convirtiéndose la comunidad autónoma en la tercera de España con más problemas de ciberseguridad constituyendo un 16%. Por delante se encuentran Cataluña con un 19% y Madrid con un 20%.

Labor de Incibe

Entre sus servicios, el Instituto Nacional de Ciberseguridad promueve el avance de la cultura de la seguridad de la información. En su balance de ciberseguridad publicado en 2020 se especifica que 42.866 personas participaron en 1.754 acciones de sensibilización, concienciación y formación en el entorno del menor.

Consejos para mejorar la ciberseguridad del dispositivo móvil

Los móviles son los dispositivos que nos acompañan en el día a día, se han convertido en un método de pago, un administrador de las cuentas bancarias y un fiel secretario que refleja nuestras comunicaciones y quehaceres diarios. Existen multitud de acciones que pueden comprometer su seguridad como un sistema operativo desactualizado o no disponer de un mecanismo de desbloqueo seguro. El Instituto Nacional de Ciberseguridad proporciona consejos para evitar que cualquiera pueda vulnerar la información acumulada en el dispositivo. 

En primer lugar es necesario proteger el acceso al teléfono móvil con una contraseña robusta, centrándose en establecer mecanismos fiables de desbloqueo, se puede emplear el pin, la contraseña alfanumérica, un patrón, la huella dactilar y el reconocimiento facial en dispositivos Android. Para Apple es recomendable centrarse en el pin, la huella dactilar y el reconocimiento facial. 

Si se mantiene el sistema operativo y las aplicaciones actualizadas se evitarán vulnerabilidades o agujeros en el sistema de seguridad, por lo que se debe comprobar con cierta frecuencia si el dispositivo se mantiene actualizado. En Android se puede revisar entrando en Ajustes>Sistema> Ajustes avanzados> Actualizaciones del sistema y en Apple en Ajustes> General> Actualización de software > Descargar e instalar. 

Es necesario realizar copias de seguridad y cifrar el dispositivo para salvaguardar la información por si ocurre cualquier imprevisto. Ante la pérdida del dispositivo, el haber realizado copias periódicas contribuirá a no perder la información. 

Con respecto a la descarga de aplicaciones conviene instalarlas desde tiendas oficiales como ‘Play Store’ o la ‘App Store’. Es conveniente revisar los permisos de las ‘apps’ descargadas, en Android basta con entrar en Ajustes>Aplicaciones, seleccionando la app y haciendo clic en permisos para desactivar y activar los que interesen al consumidor y en Apple con entrar en Ajustes aparecerán las aplicaciones instaladas, al seleccionar la elegida se da la opción de desactivar los permisos. 

Como última recomendación no está de más que el consumidor de la ‘app’ añada una capa extra de seguridad a sus cuentas activando la verificación en dos pasos o con un doble factor de autenticación.