La Fiscalía de Medio Ambiente considera que los primeros datos de la investigación del incendio de Sierra Bermeja, que ya ha quemado más de 7.000 hectáreas, apuntan a que ha sido provocado de forma intencionada, si bien es pronto para disponer de información sobre la autoría.

La Fiscalía ha informado en un comunicado de las primeras averiguaciones que han llevado a cabo tanto el Seprona como los agentes forestales adscritos y que muestran la existencia de varios focos iniciales originados de forma prácticamente simultánea y cercanos a sendos puntos de una carretera poco transitada, con posibilidad de estacionamiento de vehículos, "que pueden apuntar a una etiología intencional".