Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado 25 de agosto en Málaga a un hombre de 39 años y nacionalidad española con una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) en vigor, dictada por las autoridades judiciales de Francia, por un delito contra la propiedad, después de haber creado dos empresas para cometer estafas y que habrían causado perjuicios por 1,4 millones de euros.

El prófugo fue identificado en el control de llegadas del aeropuerto Málaga Costa del Sol, procedente de un vuelo desde Marrakech. Una vez que los agentes confirmaron que tenía en vigor la OEDE fue arrestado y trasladado a sede policial.

El fugitivo habría creado dos empresas en el país vecino, concretamente en Senlis, para cometer delitos de estafa. Mediante la presentación de documentos contables falsos, destinados a engañar a los proveedores sobre la antigüedad y la situación financiera de las mercantiles, se le entregaron productos que revendía rápidamente a bajo precio.

Los proveedores nunca cobraron por la mercancía suministrada, ascendiendo el prejuicio económico causado a 1,4 millones de euros, han precisado desde la Policía Nacional en un comunicado. El arrestado ha sido puesto a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional.