La cada vez más constante presencia de basura (sobre todo plásticos) y contaminación en nuestras playas supone un verdadero quebradero de cabeza para las autoridades responsables. La contaminación costera limita la posibilidad de utilización de las playas con fines económicos, recreativos y estéticos además de degradar degradar y destruir entornos naturales utilizados por animales y plantas.

Últimamente, las imágenes de los informativos nos han mostrado el trabajo de miles de voluntarios recogiendo los residuos en muchas de las playas de nuestro litoral. Hasta la Reina emérita, Doña Sofía, participó hace pocos meses en la limpieza de las playas del Rincón de la Victoria.

¿Es realmente efectiva la limpieza de las playas ante la constante invasión de basura y plásticos promovida por los humanos? La respuesta es, rotundamente, sí.

En Málaga, tener las playas limpias significa grandes beneficios, pues representan el mejor exponente de nuestra principal actividad económica: el turismo. Pero la contaminación en las playas también afecta a la salud humana, tanto de los turistas como de los malagueños; y, finalmente, pero no menos importante, daña también a las especies de flora y fauna que habitan el ecosistema marino. Uno de los ejemplos más devastadores que aqueja a nuestro planeta es el del blanqueamiento que están sufriendo los arrecifes, hogar para muchas especies de peces y otros organismos. Hay que tener en cuenta que el 70% de la basura que hay en el mar no se ve y, por tanto, todas las campañas que llevemos a cabo la visibilizan.

Otro de los aspectos que mejoraría si tuviéramos las playas limpias es la reducción de la presencia de plástico en todos los niveles de nuestra cadena alimenticia. Millones de micropartículas de plástico y demás basura son ingeridas por peces y otros animales que, al final de la cadena alimenticia, terminan en nuestro plato, y por tanto, llegando a nuestro cuerpo.

Para frenar este deterioro es necesario que la población se una de forma voluntaria y activa a asociaciones que realizan voluntariados de limpieza de playas de manera constante en campañas que se celebran periódicamente a lo largo del año. Es importante involucrar en este cometido a las nuevas generaciones, los niños, adultos en un futuro muy cercano deben aprender a respetar el litoral y las playas como parte de su educación. Está claro, sobre todo entre los más pequeños, que los voluntarios a menudo se sienten inspirados a reducir su dependencia del plástico y a correr la voz sobre sus efectos desde el mismo momento en el que conocen y trabajan en las limpiezas de playas.

Todos los expertos consultados coinciden: cuanto más limpias estén las playas menos tienden a ensuciarse. Es decir, cuando todo está limpio solemos poner más cuidado en no ensuciar. Si entre todos conseguimos que las playas se mantengan limpias podremos conseguir que ese efecto se prolongue a lo largo del tiempo.

GreenRun 2021

GreenRun 2021

La Opinión de Málaga organiza GreenRun, una actividad sostenible para contribuir con la limpieza de los espacios naturales.

Inscríbete en www.laopiniondemalaga.es/greenrun