El Grupo OPPLUS, con sede en el Parque Tecnológico de Andalucía, cuenta con 3.000 empleados, siendo una de las mayores empresas empleadoras de la Comunidad Andaluza. Desde el pasado 19 de julio se está trabajando en el retorno progresivo y gradual de gran parte de su plantilla bajo las premisas de preservar la salud de todo el equipo y mantener al máximo la seguridad en sus instalaciones, tomando todas las medidas posibles para adaptarse a los criterios y recomendaciones marcadas por las autoridades sanitarias.

Ayer, 13 de septiembre, finalizó este proceso, en el cual se incorporó el 70% del equipo, quedando un grupo de trabajadores realizando sus tareas en remoto para asegurar que en las instalaciones se cumplen con los aforos que permitan mantener las distancias de seguridad de todos los empleados.

Para ofrecer a su equipo una mayor flexibilidad y conciliación, OPPLUS ha apostado por implantar un sistema híbrido por el cual tres semanas el equipo trabajará en las instalaciones del PTA y una cuarta semana en remoto. Este nuevo modelo surge de la alta capacidad de adaptación de la empresa a la situación actual, así como de sus propias necesidades organizativas para seguir ofreciendo un servicio basado en la calidad de las operaciones.

Además, con este sistema OPPLUS puede asegurar mantener viva la cultura corporativa, de unión y convivencia, que tanto caracteriza a la empresa malagueña.

Desde el mes de julio la empresa ha recibido a más de 400 trabajadores que voluntariamente se han ido incorporando, y estos han podido comprobar el protocolo implementado por OPPLUS en sus instalaciones, y las constantes adaptaciones que se han ido realizando durante este periodo para que el equipo y sus puestos sean espacios seguros.

Para que esta reincorporación sea gradual y ordenada, la empresa ha establecido un plan en el que se han aplicado rigurosas medidas de seguridad e higiene que incluyen desde una actualización del sistema de ventilación, la desinfección y limpieza continua de las mesas y espacios comunes, el mantenimiento preventivo de todas las instalaciones, señales y marcas sobre aforos, puntos de espera y distancia de seguridad, así como la instalación de elementos como cámaras termográficas, hidrogeles, grifos o sistemas alternativos de aperturas de puertas. Igualmente, se ha previsto la distribución del personal en puestos que mantengan la distancia social de al menos 1,5 m.

Este plan también prevé medidas adicionales para las zonas de entrada y salida en aquellos espacios de usos comunes con el fin de evitar aglomeraciones. Además, se han establecido medidas de carácter organizativo, como el sistema mixto 3-1, con mayor flexibilidad en los horarios, o la dotación de ordenadores portátiles para que su equipo pueda trabajar en remoto.