El reputado arquitecto español Carlos Lamela, socio y presidente Ejecutivo de Estudio Lamela, fue el encargado de pronunciar la ponencia de fondo de esta segunda edición de Inmoforum. «El futuro de la ciudad de Málaga en términos de urbanismo, arquitectura y sector inmobiliario» fue el título de la charla en la que Lamela hizo un pormenorizado recorrido desde los años sesenta hasta la actualidad por la evolución y transformación urbanística, arquitectónica, social y de infraestructuras de una ciudad que fue calificada por el arquitecto madrileño «como una de las más importantes de España y del Mediterráneo» por su pujanza y su radical transformación en infraestructuras, conectividad, desarrollo tecnológico y posibilidades para todo tipo de públicos tanto nacionales como extranjeros.

Para Lamela, cuyo vínculo con nuestra ciudad viene de lejos gracias a los múltiples trabajos que su padre, Antonio Lamela, ejecutó en los años sesenta, setenta y ochenta como el Hotel Tres Carabelas, sobre todo en las localidades costeras de Torremolinos y Marbella, Málaga «es la ciudad más sostenible del Mediterráneo por el magnífico trabajo que se ha venido haciendo en la última década con «las áreas naturales protegidas» y comentó que dos de los proyectos en los que está trabajando su estudio, el complejo de las Torres de Málaga y el anteproyecto del tercer hospital, recientemente adjudicada al estudio del arquitecto malagueño, «van por buen camino» en la intención de dotar a la ciudad de otro tipo de infraestructuras y equipamientos que la conviertan «en una de las ciudades más atractivas del mundo».

Optimismo y esperanza. Estas dos palabras reflejan el sentir del sector inmobiliario malagueño ante un futuro postpandemia que empieza a coger velocidad de crucero y en el que los indicadores económicos, los datos y las sensaciones son de moderada pero justificada satisfacción.

Esta fue la principal conclusión de la segunda edición de Inmoforum Málaga, el encuentro que organizan La Opinión de Málaga, Prensa Ibérica y SIMAPRO en el que especialistas en la materia analizan las oportunidades, retos y últimas tendencias del sector inmobiliario en Málaga y en la Costa del Sol, y que tuvo lugar ayer en el Hotel Vincci de la capital malagueña.

Raúl López Maldonado, concejal delegado del Área de Ordenación del Territorio del Ayuntamiento de Málaga, dio la bienvenida institucional a los asistentes indicando que Málaga «está envuelta en un cambio de modelo en el urbanismo en la ciudad» en el que los espacios de recreo «han adquirido una nueva dimensión» y en el que la suma del trabajo de todos los actores implicados, públicos y privados, harán de Málaga todavía más «una gran ciudad».

La primera de las dos mesas redondas que formaban parte del programa de Inmoforum Málaga analizó las tendencias y los retos a los que se enfrenta el sector inmobiliario malagueño. Moderados por el periodista de La Opinión José Antonio Sau, participaron Raúl López Maldonado, concejal delegado del Área de Ordenación del Territorio del Ayuntamiento de Málaga; Ignacio Peinado, presidente del Grupo de Promotores de ACP Málaga, y Luis Alonso Plaza, director territorial REO suelos y terciario de Aliseda Inmobiliaria.

Los intervinientes coincidieron en señalar la profunda transformación que ha sufrido la ciudad, que ha provocado un fuerte interés y un optimismo en el sector ante los futuros compradores, que demandan productos inmobiliarios que ahora Málaga sí está en condiciones de dar. Para Raúl López, la clave va a estar en la «priorización de proyectos que se ajusten a nuestra idea de ciudad» y en la dotación de equipamientos (colegios, hospitales, universidades, etc.) «para dar servicio a todos los que decidan venir a vivir a Málaga». Para Luis Alonso, es importante aprovechar la transformación de la ciudad «para invertir más allá de lo residencial, en oficinas, logística, hoteles, etc».

64

Las imágenes de la segunda edición de Inmoforum Málaga Álex Zea

Respecto a la previsiones sobre un futuro a corto plazo, los contertulios se mostraron esperanzados en la recuperación en las ventas. «Poco a poco aumenta la obra nueva y el comprador extranjero está muy interesado», indicó Ignacio Peinado. Para Luis Alonso «se dan las circunstancias perfectas en crecimiento del PIB, ahorro de familias y tasa de inflación para invertir en inmobiliario».

Pedro Soria, director comercial de Tinsa; Lorenzo Santana, delegado territorial de Andalucía Oriental de Metrovacesa; José Manuel Martín Rojo, delegado de TM Grupo Inmobiliario en Costa del Sol y Fernando López, director comercial REO Granular de Aliseda Inmobiliaria, debatieron en la segunda mesa redonda y coincidieron en señalar que la pandemia y el confinamiento han modificado, aunque no de forma radical, la demanda de los futuros compradores de casas con más espacio, más luminosidad y más zonas comunes y que existe lo que se conoce como demanda embalsada. Para Lorenzo Santana, «la tipología de la vivienda siempre influye, y más ahora tras la pandemia, en la toma de decisiones en la compra». Para Fernando López, es importante «apostar por las viviendas que se amolden a las situaciones personales». Por su parte, Pedro Soria comentó que «se ha dado mucha salida del stock que había de viviendas» y que hay demanda embalsada pero también demanda de inversión. «La embalsada está saliendo y la inversión se configura como valor refugio».

José Manuel Martín Rojo se mostró confiado en recuperar muy pronto al comprador extranjero que se ha visto frenado «por las grandes limitaciones de movilidad».

Este evento contó con el patrocinio de Tinsa, TM Grupo Inmobiliario, Aliseda Inmobiliaria y la colaboración de Metrovacesa.