Dirigentes y cargos públicos de Unidas Podemos han asistido en Málaga capital a la movilización de los trabajadores de Opplus y Qipro, filiales de la entidad bancaria BBVA, para reclamar la implicación de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga en la resolución del conflicto laboral en curso y para apoyar las reivindicaciones de la plantilla y sus representantes sindicales frente a los abusos y recortes de derechos que vienen sufriendo, y que se han visto agudizados con la imposición de por parte de la empresa de la vuelta al trabajo presencial sin las garantías sanitarias debidas frente al Covid.

El portavoz de Unidas Podemos por Andalucía (UPporA) y coordinador andaluz de Izquierda Unida, Toni Valero, considera que “España tiene un problema cuando existen dos poderes fácticos como la banca y las eléctricas que, a pesar de haber recibido ingentes cantidades económicas de fondos públicos, se creen que pueden hacer lo que quieran con los derechos de los trabajadores y de los consumidores. Por eso apoyamos la lucha legítima de los trabajadores y las trabajadoras frente a BBVA, porque está cometiendo un claro caso de abuso laboral. La respuesta sindical y social tiene que ser la de la unidad frente a los abusos laborales”.

No es tolerable que la administración pública permanezca impasible, ya que el gobierno andaluz tiene mucho que decir, el señor Moreno Bonilla (PP) no puede seguir impasible mientras la población sufre y se moviliza, tendría que aprender de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (Unidas Podemos), que ha subido el salario mínimo interprofesional, e implicarse en la resolución de este conflicto, tiene que asumir sus competencias”, exige Valero.

La diputada de Unidas Podemos en la Diputación de Málaga, Maribel González, rechaza que “se ponga en juego la vida y los derechos de los trabajadores. Llevan ya 14 años sufriendo abusos y recortes, se trata de trabajadores que se encuentran en clara situación de precariedad, por lo que seguiremos junto a la plantilla y a los sindicatos defendiendo sus justas reivindicaciones”.

La portavoz de la confluencia de Podemos e Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Málaga, Paqui Macías, denuncia que “mientras una empresa como el BBVA ha tenido más de 2.000 millones de euros de beneficios en el último año, no podemos permitir que precarice las condiciones laborales de 3.000 trabajadores y trabajadoras malagueños, que recorten derechos y pongan en juego su salud, obligándoles a realizar presencialmente y sin garantías un trabajo que pueden realizar perfectamente de forma telemática. Y al alcalde, Francisco de la Torre (PP), le exigimos que se ponga por una vez de parte de los trabajadores y las trabajadoras y cumpla los acuerdos aprobados en el Pleno a instancias de nuestro grupo para exigir cláusulas sociales en los contratos entre el Ayuntamiento y las empresas externas, como es el caso de Opplus”.