En la mañana de este sábado ha arrancado Green Run, la actividad sostenible y solidaria organizada por La Opinión de Málaga y Prensa Ibérica. Alrededor de 300 personas se han concentrado a las 10.00 horas en la explanada contigua a la playa de San Julián en Guadalmar, con el objetivo de recoger la mayor cantidad de basura. Los equipos, formados por diez personas y guiados por un monitor, han retirado un total de 746 kg de residuos

Los participantes en la Green Run retiran más de 700 kilos de basura en Guadalmar

Durante una hora y media, los participantes han recogido todo tipo de desechos, desde colillas, trozos de plásticos y botellas hasta envases, ropa y toallitas. “Nos hemos encontrado muchas cosas que nos han sorprendido. Un sillón, un patinete, una barbacoa e, incluso, unos esquís. No entiendo por qué la gente tira estas cosas en la playa”, se ha lamentado Luis, uno de los participantes.

Esta actividad, que busca concienciar y movilizar a la ciudadanía para la recogida de basura en espacios naturales a través de una actividad deportiva, estaba también dirigida a los más pequeños. “Todo lo que he visto está fatal. Me da mucha pena lo que hemos visto ahí, menos mal que hemos ayudado”, ha explicado María.

Los niños y niñas que no han podido participar en la carrera lo han hecho en el taller de manualidades, donde han aprendido la importancia de limpiar los entornos naturales. “Lo que más me ha gustado de hoy es estar con las profesoras y aprender de la naturaleza. Todo lo que tiramos hace daño a los peces del mar”, ha afirmado Laura. 

Niños participando en el taller de manualidad de Green Run. Gregorio Marrero

“Una de las cosas que les digo a los ciudadanos es que tenemos que colaborar todos con la actividad de limpieza, sino es muy complicado mantener una ciudad limpia. Debemos ser conscientes del daño que podemos hacer al dejar una colilla en la playa o al tirar aceite por el fregadero, todo llega al final al mar. Solo pido que los malagueños sean limpios para su ciudad, que nunca hagan en los espacios públicos lo que no harían en sus casas”, ha manifestado Teresa Porras, concejala de playas, durante la carrera, que ha contado con el patrocinio del Ayuntamiento de Málaga, OPPLUS y Holiday World, además de la colaboración de Coca-Cola, Decathlon Málaga, Hotel La Garganta, Komoot y Hospital Santa Elena.

Teresa Porras durante la entrega de premios de Green Run. Gregorio Marrero

114 kg del equipo ganador

Los más de diez equipos que han participado en Green Run han mostrado su implicación en combatir el problema de los residuos en las playas malagueñas. Su gran esfuerzo se ha traducido en los 746 kg de desechos que han conseguido retirar entre todos esta mañana.

“Nos ha llamado la atención la cantidad de gente que, tras hacer sus botellones, dejan todas sus cosas. Ellos no piensan que esto deja una marca en el medio ambiente y afecta a los animales que viven de aquí. Todo son plásticos y latas aplastadas, que no las absorbe la tierra y simplemente se quedan ahí”, ha explicado Paula, una de las monitoras.

Tras pesar todas las bolsas, el grupo seis ha sido el que más ha recogido basura en la zona. La retirada de los 114 kg les ha valido para conseguir el premio de la carrera: cada uno de los integrantes se le ha obsequiado con una noche en una habitación doble en el Hotel Turístico Rural La Garganta, además de una suscripción anual premio a la aplicación oficial Komoot.

Los integrantes del grupo seis, ganadores de Green Run. Gregorio Marrero

Una donación al Aula del Mar

Durante la jornada, se ha sensibilizado en la limpieza de los entornos naturales como son las playas, promovido la actividad física como forma de vida saludable y fomentado la participación ciudadana para el respeto de la naturaleza. Asimismo, también se ha buscado el lado solidario de los malagueños, puesto que la mitad del importe de las inscripciones se donará a Aula del Mar, debido a su ardua labor por la conservación del mundo marino.

"Por suerte o por desgracia, sabíamos que esta actividad iba a ser útil. Esto se debería hacer muy asiduamente, dando ejemplo y concienciando tanto a nosotros mismos como a todos los que nos rodean", ha afirmado Juan Antonio López, el presidente del Aula del Mar.

López ha explicado que los residuos afectan al impacto del medio ambiente y la contaminación visual, pero también a nosotros mismos: "Debemos saber que lo que estamos haciendo también lo hacemos para nosotros, nuestro bienestar, nuestra calidad de vida y para que todas las especies del planeta que perjudicamos y que hoy las estamos beneficiando".

El 50% del importe de las inscripciones se destinarán a la reapertura del Aula del Mar, que se espera que se haga en el próximo mes de octubre, para que el museo vuelva a ponerse en marcha y sea, de nuevo, un servicio "social, ambiental y cultural".