El incendio que azotó Sierra Bermeja hace ya más de una semana arrasó con la flora y la fauna de casi 10.000 hectáreas. Más de 2.000 especies se vieron amenazadas por las llamas y cientos de ellas quedaron calcinadas. La de Sierra Bermeja es la fauna más diversa de todo el territorio andaluz, presentando unas 14 especies endémicas, que solo vivían en este paraje natural y que ahora se encuentran en peligro de extinción.

El paisaje nunca volverá a ser el mismo y la diversidad que lo habitaba tampoco lo hará. La virulencia de este incendio se ha cobrado la vida de una gran cantidad de seres vivos. Actualmente, explican los expertos, establecer un número determinado de especies afectadas resulta imposible. No obstante, la gran cantidad de hectáreas calcinadas sí facilita una estimación de la magnitud de los hechos, que preocupan enormemente a los profesionales.

Sierra Bermeja se caracteriza por sus endemismos, tanto en su flora como en su fauna. Especies que únicamente se encuentran en este paraje natural y son exclusivas en el mundo. Coleópteros, plecópteros, tricópteros, arácnidos y moluscos se suman a los cientos de vertebrados de 220 especies diferentes que convergen en una biodiversidad que ya nunca volverá a ser la que era. Los que no han perdido la vida entre las llamas se han visto en la obligación de huir de ellas, lo que presenta un escenario que tardará años en recuperarse.

«En un incendio de estas proporciones muchas especies se han visto calcinadas, algunas heridas y otras habrán podido escapar y sobrevivir», explica Felipe Román, biólogo y miembro de la Plataforma Sierra Bermeja Parque Natural. Este experto asegura que existen muchas especies que sí se encuentran en otros puntos del territorio nacional. Por lo tanto, preocupan especialmente esas 14 especies endémicas que, de no haber sobrevivido, estarían ahora en peligro de extinción. «Son sobre todo invertebrados que han debido de tener más difícil escapar de las llamas».

Estos seres vivos llevan conviviendo con las condiciones de Sierra Bermeja durante millones de años, por lo que este biólogo asegura que muchos de ellos cuentan con un sistema de autodefensa para soportar la intensidad de las llamas. Sin embargo, Román confiesa su preocupación por la situación de estos invertebrados: «Tenemos fundamento suficiente para pensar que han podido sobrevivir pero no tenemos datos suficientes para valorar en qué estado quedan».

Este experto asegura, a su vez, que existe una gran cantidad de vertebrados que sí habrían conseguido huir de las llamas: «Son sobre todo aves, porque vuelan, y grandes mamíferos a los que les hubiese pillado en las zonas del borde». Román afirma que aquellos que hayan escapado al fuego no encontrarán ninguna dificultad para adaptarse a los alrededores.

Por su parte, el biólogo confía en que aquellas especies que se hayan visto más afectadas «tendrán la capacidad de recuperarse y recolonizarán la zona en unos pocos años».

20 años de cárcel

La magnitud de los daños provocados, la enorme cantidad de vidas perdidas y el elevado número de personas afectadas no puede quedar indemne. El profesor de Derecho Penal de la Universidad de Málaga, José Luis Rodríguez, señala que si finalmente se da con el responsable del incendio de Sierra Bermeja, este se enfrentaría a una pena de cárcel de entre 10 y 20 años, una multa económica a pagar de 12 a 24 meses y a una indemnización por daños y perjuicios.

« Dada la gravedad e intensidad de este incendio, está claro que ha sido doloso y en él se han puesto en peligro la vida de muchas personas», ratifica este abogado. Rodríguez señala, además, que si el fiscal considera el fallecimiento del bombero que perdió la vida durante las labores de extinción como un homicidio imprudente, «tendrá además la pena de homicidio imprudente que es de uno a cuatro años».

Continúan las labores de remate y liquidación del fuego

Tres días han pasado desde que el incendio de Sierra Bermeja se diera por controlado y comenzaran las labores para el remate y liquidación de un fuego que ha afectado a casi 10.000 hectáreas de varios municipios malagueños, obligando al desalojo de más de 2.600 personas y cobrándose la vida de un bombero del Infoca.

En la zona afectada continuaban ayer cerca de 40 efectivos realizando trabajos de vigilancia sobre el terreno y labores para asegurar la zona y dar el incendio por extinguido. En concreto, durante el día de ayer estuvieron desplegados 32 bomberos forestales, dos agentes de medioambiente y dos autobombas.

Las previsiones meteorológicas para el fin de semana reflejan una subida de las temperaturas, por lo que desde Infoca piden extremar la precaución. También recuerdan la importancia de no circular por la zona afectada por el incendio para evitar perjudicar el terreno dañado por las llamas y dejar que avancen las labores de investigación.

En este sentido, según el análisis del catedrático de Geografía Física de la universidad de Granada José Gómez Zotano, el abandono del monte, la presión del turismo o la falta de medidas preventivas son causas que explican la virulencia de este incendio forestal.

En su análisis, Zotano apunta a importantes implicaciones económicas y sociales en el origen de este desastre. «La evolución creciente de los incendios forestales refleja con claridad la existencia de conflictos y tensiones de diversos órdenes, que se traducen en la aparición frecuente de incendios, la mayoría de ellos intencionados», detalla el geógrafo.