¿Cuántas promociones tiene Metrovacesa en estos momentos en la Costa del Sol y cuántas viviendas de obra nueva contabilizan?

Actualmente contamos con 28 promociones activas repartidas entre Málaga y Almería, lo que supone un total de casi 1.300 viviendas de obra nueva. Sin duda, la Costa del Sol es una de las regiones claves en nuestro plan estratégico y donde se concentra gran parte de nuestra oferta residencial. Entre nuestros proyectos más emblemáticos se encuentran las torres Living, que ya se encuentra en construcción, y Vision que iniciará las obras próximamente. Las dos torres forman parte del proyecto Málaga Towers, que contará con unas vistas panorámicas al mar y una ubicación inmejorable. Se trata de uno de los desarrollos urbanísticos más importantes para Málaga actualmente y, una vez construido, el proyecto supondrá un significativo cambio en el skyline de la ciudad.

¿Cómo definiría la situación inmobiliaria de Málaga y de la Costa del Sol?

A modo de resumen la situación se puede definir como estable, con un mercado de primera vivienda con demanda y un mercado de segunda vivienda dedicado al perfil extranjero de manera mayoritaria, con segmentos de precio alto y muy alto con mayor fuerza en los últimos años con la mayor presencia de clientes nórdicos.

¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades del sector inmobiliario en nuestra provincia?.

A nivel de fortalezas, es importante considerar la calidad de vida que ofrece la provincia, lo cual supone un importante polo de atracción para nuestro sector y eleva el valor de los proyectos inmobiliarios. Asimismo, la amplia variedad de oferta existente, capaz de cubrir las demandas y necesidades de los diferentes tipos de clientes, conforma una de nuestras principales fortalezas. Indudablemente el mercado consolidado de turismo residencial de la Costa del Sol es clave y a ello se añade el posicionamiento de Málaga como objetivo estratégico para empresas y la irrupción del mercado asociado al teletrabajo. Todo ello genera un importante nicho de mercado en primera vivienda y en el mercado de alquiler. El significativo peso del cliente internacional en nuestro mercado, si bien es una fortaleza para nosotros puesto que eleva el perfil internacional de la Marca España y de nuestra provincia, ha llegado a convertirse en un punto débil tras la irrupción de la pandemia y de las restricciones de movimiento derivadas de ella. En este sentido, la recuperación de la demanda ha sido más lenta que en otras plazas. Como riesgos más que como debilidades, podemos destacar la saturación del sector construcción (alza de precios y falta de recursos) y la poca oferta de primera vivienda asequible, con especial necesidad en medidas para jóvenes y del mismo modo satisfacer las necesidades compatibles con el alquiler.

¿Se ajusta la oferta de Málaga a la demanda de los posibles compradores?

Sí, con los necesarios ajustes para satisfacer la demanda del teletrabajo, el alquiler y la primera vivienda. También hay algunos perfiles de inversores que necesitan tipologías y precios ajustados de los que existe poca oferta.

¿Cómo es el perfil del comprador? ¿Ha cambiado mucho respecto al comprador prepandemia?

Ahora pasamos más tiempo en nuestras casas y eso ha influido en las preferencias de la demanda de vivienda: los clientes buscan casas más grandes, amplias, luminosas, con terrazas y espacios abiertos como jardines. La proximidad al trabajo está perdiendo importancia y los servicios adicionales que ofrecen las promociones son una cualidad de peso para los compradores. Es el caso de nuestros residenciales en la Costa del Sol y Málaga, tenemos proyectos como Halia, donde las terrazas alcanzan los 74m2 o Alamar donde cuentan con más de 60m2 de superficie. En definitiva, viviendas que están diseñadas para aprovechar la luz natural y las vistas. En este sentido, desde Metrovacesa siempre buscamos el máximo confort de los clientes, ofreciéndoles productos totalmente adaptados a sus necesidades y combinando la integración del residencial en el entorno con ubicaciones excepcionales. A nivel general se mantiene estable en cuanto a primera vivienda en el entorno del 30/40% y la demanda de reposición en el entorno del 60%. Se consolida la compra en edades a partir de los 40 años con lo que queda patente la necesidad de medidas para la accesibilidad de la vivienda a jóvenes.

¿Cuáles son las zonas más demandadas?

En Málaga ciudad las zonas de demanda consolidada de las que tira la demanda es el centro y con cada vez más fuerza la nueva zona de expansión del paseo marítimo de Poniente, donde Metrovacesa impulsa la regeneración de la ciudad con los proyectos de Torre del Río, Halia y Málaga Towers, que marcarán sin duda un hito en la ciudad configurando una nueva imagen de la ciudad. En la Costa la demanda tradicional asociada al entorno de Marbella se ha ido extendiendo y asociando cada vez más al producto y a la ubicación que a la zona concreta, configurando un eje muy consolidado, con una demanda muy importante de diversos perfiles en Estepona, Manilva, Mijas, Torremolinos, Benahavís o Torre del Mar. Metrovacesa desarrolla promociones en toda la Costa intentando satisfacer las distintas demandas.

¿Es cierto que el teletrabajo ha originado un nuevo demandante de propiedades en nuestra provincia?

Sin duda, y no solo en Málaga, también estamos observando esta tendencia a nivel nacional. La irrupción del teletrabajo en nuestras rutinas ha hecho que muchos compradores se replanteen las características que buscan a la hora de comprar una vivienda. En el caso de Málaga, el clima y las características del entorno natural, así como la implantación de importantes compañías, hacen cada vez más patente esa nueva demanda que genera el teletrabajo. por un lado, vivir en el centro de la ciudad ya no es algo tan relevante. Actualmente, se valora más contar en casa con un espacio para trabajar cómodamente, ya sea con habitaciones adicionales o con espacios interiores más amplios y flexibles. Asimismo, los espacios exteriores como balcones o terrazas se han convertido en un requerimiento clave, del mismo modo que los servicios adicionales como jardines, piscina, zonas infantiles, gimnasio, etc. también tienen un peso muy relevante a la hora de tomar la decisión de adquirir una vivienda.