El vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Javier Hernández, pidió este fin de semana, en una entrevista concedida a este periódico, hoteles más grandes para que la ciudad pueda acoger eventos de gran calado. Así, la concejala de Turismo, Rosa Sánchez, ha recogido el guante y, en rueda de prensa, ha hecho públicas las previsiones de la capital en esta materia de aquí a final de año: Málaga acogerá 94 congresos con 31.000 participantes.

Estas cifras, pese al escenario marcado por la pandemia que estamos viviendo, son superiores a los mismos periodos en 2018 y 2019: en el último trimestre del primero de esos años se celebraron en la ciudad 83 congresos con 33.000 participantes; en el segundo de esos ejercicios, fueron 68 congresos que registraron la asistencia de 18.000 personas. “Vamos a superar las cifras de los dos últimos años”, ha dicho la concejala durante su intervención ante los medios, celebrada hoy en el Patio de Banderas del Ayuntamiento.

“Están creciendo mucho las reservas de congresos , tanto en el Palacio de Ferias como en los hoteles, tenemos congresos que se confirman en una, dos o tres semanas; antes, esos congresos se organizaban con mucho tiempo”, dice Sánchez. Entre otras convenciones que se desarrollarán este otoño en la ciudad destaca, destaca la edil el Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria (celebrado la semana pasada), y están por llegar el VI Congreso Español de Informática-CEDI, la XIV Feria Tecnológica AOTEC, el IV Congreso Internacional de Hermandades y Cofradías, la Reunión del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica, el Congreso de la Sociedad Iberoamericana de Neurourología y Uroginecología o el XII Congreso Nacional de Gesida. Aún quedan más eventos por confirmar, por lo que la cifra podría ser mayor.

Asegura la concejala que todo esto es fruto del trabajo de su departamento, ya que la ciudad se posicionó como ciudad segura haciendo test de antígenos en foros como el Greencities en mayo de 2020, lo que también se significó que en una época de duras restricciones se siguieron haciendo reuniones e incentivos en la capital, lo que ha hecho que Málaga tiene ahora unas previsiones para el último tramo del año con la que no cuentan otras urbes andaluzas.

“El turismo de congresos es muy relevante por las condiciones tan formidables que tiene la ciudad, por ejemplo la conectividad aérea. El turismo de esta naturaleza elimina la estacionalidad, cuando acaba el turismo vacacional viene el turismo de congresos, que tiene un alto poder adquisitivo”, ha dicho. En 2018, 100.000 viajeros vinieron a la ciudad por el turismo de congresos (257 eventos); en 2019, fueron 106.500 visitantes para 305 eventos.

Entre un 30% y un 40% de la planta hotelera malagueña cuenta con instalaciones adecuadas para acoger eventos de esta naturaleza.

En cuanto al verano, la edil ha indicado que la valoración es muy positiva, de forma que los viajes en coche de las familias han facilitado la movilidad y el turismo nacional vino en gran número a la ciudad en julio. Luego, la recuperación fue paulatina cuando se sumaron el AVE y la conectividad aérea, “fue un agosto de recuperación, muchos días de agosto hemos tenido casi el lleno, con un 90% de ocupación”; en septiembre, la ocupación se estima en un 68%, pero “con las reservas de última hora las previsiones pueden crecer a medida que pasen los días”. Y falta, añade, que abra el mercado inglés a partir del 4 de octubre.

En cuanto a las previsiones turísticas generales de otoño, ha dicho la concejala de Turismo que las reservas de última hora están haciendo mejorar los números previstos cada jornada, septiembre tenía hace tres semanas una previsión del 50% y ahora es del 68%, en octubre el 50% de las plazas hoteleras estarán ocupadas, pero aún no hay datos de los dos últimos meses del año.