El director de Equipamiento del Servicio Andaluz de salud, José Ramón Ledesma, ha presentado en el 22º Congreso Nacional de Hospitales el Centro

Avanzado de Diagnóstico por Imagen (CADI), un centro de control que permitirá al Servicio Andaluz de Salud centralizar la gestión de todos los TAC instalados en los hospitales públicos de la Comunidad.

Este sistema, desarrollado en colaboración de la compañía de tecnologías médicas GE Healthcare, es el primero de este tipo que se instala en Europa y supone un ejemplo de los llamados centros de mando (command center), sistemas que centralizan la información de los centros hospitalarios y les permite conectarse entre ellos para optimizar la gestión hospitalaria en todas sus áreas.

Tal como explica Ledesma, el CADI permite la gestión y evaluación continua de los datos facilitados por 20 Comités Locales que incluyen un equipo multidisciplinar de 154 radiólogos, radiofísicos y técnicos distribuidos en dos grupos de trabajo: protocolos y dosis. Estos grupos tienen como principales objetivos definir protocolos clínicos y optimizar las dosis de radiación estableciendo niveles de Referencia de Dosis regionales.

Ledesma ha destacado que “este centro de control ya está en funcionamiento, pero tendrá una sede definitiva que se construirá en el Hospital de Valme de Sevilla, en el que trabajaremos tanto profesionales del SAS como de GE Healthcare, a través de los comités locales creados en los centros que han recibido los equipos nuevos, y la incorporación e integración de aquellos que provengan de las agencias públicas que a primeros de 2022 formarán parte del SAS”.

CADI ha permitido ya interconectar 64 TAC, el 90 % de los nuevos equipos instalados en la sanidad pública de Andalucía dentro del proyecto Huella de Energía, y registrar 273.000 estudios médicos. “De estos equipos conectados, 61 son equipos del programa de disponibilidad del proyecto Huella de Energía y 3 son de agencias públicas que ya se han incorporado al Servicio Andaluz de Salud”, explicó Ledesma.

Según los datos aportados por el Grupo de Trabajo de Dosis, tras la instalación de los nuevos TAC, el SAS ha reducido una media del 26,7 % las dosis de radiación de las pruebas médicas.