La tasa de incidencia acumulada a 14 días, uno de los principales indicadores epidemiológicos que permiten identificar la transmisibilidad de la Covid-19 en un territorio, lleva cayendo en la provincia desde hace 49 días, exactamente desde el 2 de agosto, cuando Málaga estaba en 839,6 casos por cada 100.000 habitantes.

Entonces se superaba con creces el umbral de los 250 casos a partir del que se considera que existe un riesgo «extremo» de transmisión según el semáforo epidemiológico acordado entre todas las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud.

Ayer, Málaga presentaba una tasa IAa 14 días de 71,8 casos por cada 100.000 habitantes, por lo que se encuentra muy cerca de pasar al riesgo bajo de transmisión del virus, el último nivel previo a lo que se denomina «nueva normalidad», para lo que se debe estar en torno a los 25 casos notificados.

Atendiendo a la evolución de esa tasa en las últimas dos semanas, es decir, desde el 8 de septiembre hasta la jornada de ayer, día 22, este índice ha pasado de los 129 contagios por cada 100.000 habitantes a los 71,8, lo que supone una caída de casi 60 puntos. Si esta tendencia en la incidencia se mantiene y no experimenta fuertes repuntes repentinos, Málaga podría alcanzar una situación de nueva normalidad a principios de octubre.

Otros indicadores a tener en cuenta son, por un lado, la positividad global de las pruebas serológicas, que en el caso de Málaga está en el 7,7%, es decir, solo siete décimas por encima de lo que se considera riesgo bajo (entre 4% y 7%).

Eso sí, preocupan el bajo porcentaje de casos con trazabilidad, es decir, de los que se conoce el origen y es posible el rastreo. En Málaga, de los positivos diagnosticados, es posible la trazabilidad en el 39,6%, lo que sitúa a la provincia en riesgo alto.

En cuanto a la situación en los hospitales de la provincia, según el documento de actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de Covid-19 en España del Ministerio de Sanidad -a 16 de septiembre-, el porcentaje de camas de agudos ocupadas por pacientes con Covid-19 no supera el 6% (5,8%), esto es, riesgo medio, y en las camas de UCI la ocupación es del 9%, lo que es riesgo bajo.

Con la actualización de la Consejería de Salud y Familias, la presión asistencial en los centros sanitarios malagueños se mantiene en las 125 hospitalizaciones, de las que 23 se encuentran en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

Repunte

En cuanto a los datos dados a conocer ayer, la provincia malagueña registró cinco fallecidos con coronavirus después de tres jornadas sin ninguna víctima confirmada. El miércoles arrojó además un repunte en los contagiados, que vuelven a estar por encima del centenar diario tras el mínimo en cerca de seis meses confirmado el día anterior. Por otra parte, la tasa incidencia cae a 65,2, pero es ahora la franja de 30 a 39 años la que más casos por 100.000 habitantes acumula en las dos últimas semanas, concretamente 73. La de menor incidencia es en este momento es la de 12 a 19 años, con 50,6 casos como tasa media, según confirmó Junta.

También descienden significativamente los casos activos. Prácticamente rozan los 5.000 en este momento, después de que en las últimas 24 horas se hayan podido confirmar hasta 735 nuevos curados. Este dato positivo propicia que los casos activos en el distrito sanitario de la Costa del Sol sean ahora poco más de 2.000, mientras que en el de la capital son unos 1.950.

Los casos activos tanto en el Valle del Guadalhorce como en la Axarquía rozan los 400, por menos de 250 en La Vega antequerana y un total de 29 en la Serranía de Ronda, como apuntan los datos de la Consejería de Salud y Familias.

En Andalucía, las últimas horas han deparado 468 nuevos positivos. Tras los 117 casos de Málaga, Sevilla es la siguiente provincia con más positivos (105).