La secretaria general de UGT en Andalucía, Carmen Castilla, advirtió ayer de un «otoño caliente» en materia de movilizaciones porque «hay reivindicaciones que no han sido atendidas y no pueden esperar más», entre las que citó la derogación de la reforma laboral. Durante un encuentro informativo en Málaga, Castilla también se refirió a la derogación de la reforma de las pensiones, que ya se ha abordado, aunque queden flecos pendientes, y a la subida del Salario Mínimo Interprofesional, que ha aprobado el Gobierno, a falta de cerrar la subida de 2022 y 2023.

La dirigente sindical hizo un llamamiento al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, para que ponga en marcha una comisión de seguimiento de los fondos Next Generation, ya que se trata de proyectos empresariales y de administraciones públicas que deben cumplir unos objetivos y deben tener una condicionalidad.

A este respecto, consideró que los sindicatos mayoritarios deben controlar que dichos fondos llegan a los trabajadores, en formación y para mejorar sus condiciones laborales.

A preguntas de los periodistas Carmen Castilla apostó por que los fondos extraordinarios que vengan de Europa se utilicen para potenciar la industrialización de Andalucía, para alcanzar el objetivo del 18% del PIB, frente al 10% actual.