Colectivos y asociaciones vecinales de los once distritos de la capital malagueña: Lagunillas Centro, Nada es Imposible, Amfremar, OSAH Málaga, Unión Ciudad Jardín, ASAEC, Animación Malacitana, Torrijos, Unificación Nuevo San Andrés, IncluDD, Sentimiento Churrianero, Hacienda Cabello y Mujeres de la Laguna constituyeron durante el 2020 el colectivo ‘Por una Málaga mejor’, una unión que aúna esfuerzos con el objetivo de ayudar a familias y personas en vulnerabilidad flagrante.

En total, las trece asociaciones que forman ‘Por una Málaga mejor’ suman casi el millar de voluntarios, trabajan con 12.000 familias (unas 50.000 personas) y cuentan como recursos la colaboración municipal, los alimentos procedentes de los Fondos FEGA (a través de la Subdelegación del Gobierno) y donaciones de particulares como las campañas que se llevaron a cabo en diciembre de 2020 y marzo de 2021 donde se consiguió recaudar más de 600.000 kilos de alimentos.

IncluDD, en Dos Hermanas

IncluDD es una de las asociaciones que forman parte de este colectivo, tienen su sede desde hace dos años en la calle Ingeniero Díaz Petersen, 11, en el Centro Ciudadano Adolfo Cervantes, en el barrio de Dos Hermanas, en la Carretera de Cádiz, el distrito con más densidad de población de la capital malagueña y, por lo tanto, uno de los lugares donde más se demandan los servicios sociales que presta IncluDD.

«Hay que tener en cuenta que el Distrito 7 de Málaga es el único de la capital que tiene asignados dos centros de servicios sociales debido a la concentración de población en esta zona», comenta Carmen Maldonado, trabajadora social de profesión y coordinadora de la asociación malagueña.

IncluDD nació hace cuatro años, en 2017. «Nuestros apellidos son la inclusión, los derechos sociales y el desarrollo humano. Somos claramente una asociación comprometida con la construcción de una sociedad justa e inclusiva, con derechos para todas y todos y abierta a la participación», añade Maldonado.

Para IncluDD, la sostenibilidad ambiental y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son también objetivos irrenunciables en su día a día.

El reparto de alimentos supone la actividad principal de este colectivo que llega a más de 3.000 personas del barrio. «Trabajamos con 660 familias y luego con otras 160 a través del economato social - nos dice Carmen- no tenemos colas, trabajamos y repartimos todos los días. Hacemos un reparto muy digno con verduras frescas, fruta y productos perecederos. Siempre hay equipos de cinco o seis personas de la asociación trabajando y vamos rotando. Estoy convencida de que vamos a salir todos juntos de esto», añade.

La pandemia ha triplicado las necesidades de la población más desprotegida y el nacimiento del colectivo ‘Por una Málaga Mejor’ ha supuesto para la representante de IncluDD que «se haya puesto en valor la labor que se venía realizando anteriormente cuando no había una coordinación municipal. Ahora somos un recurso del Ayuntamiento y las ayudas llegan porque alguien que conoce la realidad de mi barrio trabaja para hacérselas llegar a los más desprotegidos».

Pero el trabajo de la asociación de Dos Hermanas no se circunscribe a los alimentos, IncluDD también se mueve en otros ámbitos solidarios como son la petición de subvenciones, de ayudas como el Ingreso Mínimo Vital, subvenciones para el alquiler de viviendas a través de su Programa IncluDD Hábitat y el acompañamiento a los usuarios en los itinerarios que marcan los servicios sociales municipales.

Sentimiento Churrianero

Otras de las asociaciones vecinales que se ha subido al carro de ‘Por una Málaga mejor’ es Sentimiento Churrianero, una asociación que empezó en plena pandemia cuando 23 mujeres del barrio se unieron para hacer mascarillas y repartirlas entre diversos colectivos. «Al poco tiempo, estas mismas mujeres me empezaron a dar dinero para que comprara alimentos para repartirlos entre la gente del barrio que más se había visto afectada por la pandemia», quien habla es Francisco Márquez, coordinador de Sentimiento Churrianero, quien recuerda los primeros repartos de alimentos junto a Antonio Paneque de OSAH. «Es en ese momento donde nace Sentimiento Churrianero. Hoy estamos en la plaza de la Cruz; atendemos a 280 familias (cerca de 1.000 personas) que nos son derivadas por Asuntos Sociales con toda su documentación», nos dice.

Tan sólo año y medio después de empezar la actividad, Márquez cree que «ya tenemos una red consolidada, estamos dando productos perecederos gracias a Mercamálaga» y se pronuncia sobre formar parte del colectivo ‘Por una Málaga mejor: «Nos ha abierto muchas puertas, antes éramos un poco novatos. Hemos hecho historia dentro del asociacionismo solidario porque esto solo ha pasado en Málaga y otras provincias nos preguntan cómo lo hemos hecho».

Para Márquez, el Sentimiento Churrianero también alcanza a otras actividades como la recogida de ropa, servicios de compañía, intervención ante desahucios, o mediar en cortes de luz o de otro tipo de suministros. «Donde haya gente desfavorecida del barrio, allí estaremos nosotros», indica.

La solidaridad del futuro pasa para Francisco Márquez «por seguir unidos; los estamentos oficiales se están empezando a dar cuenta de que asociaciones como la nuestra hacen cosas útiles y nuestro trabajo les hace ver cómo es la situación real de los barrios y los distritos. Nuestra labor es encomiable y es obligado que nos sigan ayudando».