La Unidad de Farmacia del Hospital Regional Universitario de Málaga suministra cada año más de 344.000 tratamientos a los pacientes ingresados en sus centros. Este servicio ha automatizado la prescripción al cien por cien de los pacientes tras incorporar a los del ámbito pediátrico del Materno Infantil, lo que ha mejorado la seguridad de los pacientes.

Este sábado se celebra el día Mundial del Farmacéutico, una jornada que pretende visibilizar la labor de estos profesionales de la salud, cuya labor hospitalaria la sitúa como servicio transversal. En este sentido, la jefa de servicio de Farmacia del Hospital Regional de Málaga, Isabel Muñoz, señala que esta unidad cuenta con farmacéuticos expertos en las diferentes áreas clínicas y su dotación tecnológica y su capacidad de investigación e innovación se dirige a mejorar el uso de los medicamentos.

"El servicio aporta valor cuando somos capaces de trasladar conocimientos a otros profesionales o ayudamos a que los pacientes reciban el tratamiento más eficaz, se administre del mejor modo y sea de calidad y seguro. La misión del servicio de farmacia es la mejora de la salud y la calidad de vida de las personas", ha señalado en un comunicado.

De este modo, los más de 65 profesionales que conforman el servicio, entre farmacéuticos, técnicos de farmacia, enfermeros, administrativos y otros profesionales de la salud, hacen un seguimiento del tratamiento en colaboración estrecha con el equipo médico y de enfermería, comprueban que en cada prescripción el medicamento es adecuado, vigilan que no haya interacción con otro tipo de medicamentos y evalúan los posibles riesgos de efectos secundarios.

En la atención a los pacientes ingresados se trabaja en procesos clínicos y operativos, como la gestión logística que permite asegurar que se dispone de la medicación correcta en el momento y condiciones adecuadas. En este sentido, se ha automatizado la mayor parte de los procesos logísticos, al pasar de una automatización en el paciente hospitalizado del 85 por ciento a casi el cien por cien, a pesar de la pandemia.

"Se ha implementado la prescripción electrónica en pediatría, lo cual ha supuesto un reto importante, dada la elevada vulnerabilidad de los pacientes pediátricos y las características particulares que requiere la manipulación de los medicamentos en este grupo de pacientes", ha señalado Isabel Muñoz.

Además de suministrar fármacos a los pacientes ingresados, el servicio de Farmacia dispensa un amplio número de medicamentos que requieren un control especial, bien por su difícil control y manejo o bien por el elevado impacto económico. Se dispensan tratamientos para enfermedades infecciosas, autoinmunes, oncológicas o raras, entre otras.

La jefa de servicio ha explicado que "muchas de ellas son enfermedades crónicas, lo que supone que la relación del paciente con nuestro servicio se mantenga durante mucho tiempo. Por eso, a la vez que dispensamos la medicación, aportamos información directa sobre el tratamiento, la correcta administración de la medicación, cómo mejorar la adherencia al tratamiento y cómo manejar posibles toxicidades e interacciones", agrega.

Actuación ante la pandemia

Además, como consecuencia de la pandemia de la COVID-19, la Farmacia del Hospital Regional de Málaga se reorganizó ante los nuevos protocolos e implantó el envío de tratamientos a domicilio, con más de 2.100 en la actualidad. El objetivo de esta medida era evitar el tránsito de pacientes por los centros sanitarios por motivos de seguridad.

Junto a esta medida, se impulsó la telefarmacia para realizar un seguimiento constante de los tratamientos y resolver las dudas que presentasen los pacientes favoreciendo la comunicación vía email o telefónica. "Aunque llevábamos años realizando algunas actividades de formación e información a distancia de pacientes y de entrega informada de medicamentos en el domicilio, no ha sido hasta la irrupción de la COVID-19 cuando se han extendido estas actividades a un grupo poblacional elevado", ha dicho Muñoz.

Además, desde el inicio de la pandemia este servicio ha mantenido la actividad y los estándares de calidad en la elaboración de los medicamentos de manera individualizada --Quimioterapia, Nutrición Parenteral, Fórmulas Magistrales para pediatría-- así como el apoyo a la investigación del centro mediante la gestión de todos los medicamentos de ensayo clínico. Precisamente, en el último año se ha puesto en marcha una nueva sala estéril para la elaboración de los medicamentos.

Así, para el área de oncohematología se han realizado cerca de 40.000 preparaciones, se han elaborado más de 11.000 medicamentos estériles, más de 111.000 fórmulas magistrales no estériles y cerca de 6.500 nutriciones parenterales.