La confluencia de Izquierda Unida y ha reclamado al Ayuntamiento de Málaga una actuación "firme y eficaz" contra la contaminación acústica denunciada por los vecinos del Centro en el entorno de la plaza de la Mitjana, a los que la justicia le ha dado la razón.

Así, tras la sentencia dictada por el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 6 de Málaga, que condena al Ayuntamiento de Málaga al pago anual a cada uno de los cinco denunciantes de más de 13.000 euros hasta resolver el problema de ruidos generados por los locales de ocio nocturno en dicha zona, la confluencia reclama actuaciones.

De este modo, han pedido al alcalde, Francisco de la Torre, que "deje de ponerse del lado de los que incumplen la ley y defienda de una vez por todas a los vecinos y al interés general de los malagueños", y al equipo de gobierno que abandone la "inacción" y resuelvan un problema de ruidos "intolerable".

La portavoz adjunta de la coalición, Remedios Ramos, ha explicado que "los vecinos ya tienen una sentencia a su favor y el equipo de gobierno tiene que tomar nota. Debe reconocer que está actuando mal y que está gobernando de espaldas a la ciudadanía, que tiene que velar por el derecho al descanso de los vecinos residentes", ha dicho, apelando a que el Centro sufre "el ocio descontrolado, las borrachera y los escándalos noche tras noche".

Por su parte, la portavoz de Unidas Podemos, Paqui Macías, incide en la necesidad de actuar "para terminar con los niveles intolerables de ruido y favorecer un Centro en el que esté garantizado el derecho al descanso, a la vez que sea agradable para el disfrute de todas las personas". E insta al alcalde a "poner en marcha medidas eficaces, ya que las disposiciones del decreto de zonas acústicamente saturadas (ZAS), solo están recogidas en el papel, pero no están llevándose a la práctica, ni en el Centro ni en el Romeral", ha recriminado.