Málaga se sitúa como el tercer foco de inversión por parte de los distintos actores del sector inmobiliario, detrás de Madrid y Barcelona. Esta es una de las principales conclusiones del informe ‘Visión Málaga 2021 sobre el mercado inmobiliario’ elaborado por la consultora Savills Aguirre Newman. El informe realiza un completo análisis de los principales segmentos del mercado inmobiliario de la capital y de la Costa del Sol: residencial, oficinas, retail, logístico, hoteles y activos alternativos, así como las previsiones para 2022 en un contexto de potencial necesidad de superficie para distintos usos en el que la provincia ha registrado el mayor aumento en población en el censo en España.

El informe destaca el interés de las empresas tecnológicas por Málaga. La apuesta de Google y Vodafone por la ciudad tendrá un efecto llamada, al igual que la apuesta del sector telemarketing en la Costa del Sol con la llegada de nuevas compañías internacionales.

Además, según Visión Málaga 2021, el sector sanitario y sociosanitario en nuestra ciudad es uno de los segmentos que mejor se está comportando a nivel inmobiliario. Esta situación se debe a que la provincia presenta unos fundamentales excepcionales para este tipo de activo, como el crecimiento de la población residente y no residente, el aumento de personas mayores de 65 años y el déficit de camas en residencias de mayores.

El mercado residencial en Málaga se ha mantenido dinámico y ha estado marcado por dos velocidades: dinamismo en la demanda y en los ritmos de venta en la capital, con una temprana recuperación, y ralentización de las ventas en la Costa del Sol, debido a la imposibilidad de viajar por parte de la demanda internacional no residente, lo que ha provocado una reducción en el número de leads y visitas.

Durante 2020 se transaccionaron en la provincia más de 24.600 viviendas, según datos del Ministerio de Fomento, un 50% más que en Sevilla. De ellas, 5.000 viviendas fueron de obra nueva y 19.000 de segunda mano. La intensa actividad en la ciudad quedó reflejada en el incremento de las transacciones de vivienda libre nueva, con un 52% más respecto a 2019.

Desde 2017 a 2020 el incremento del precio medio de una vivienda plurifamiliar en Málaga capital ha sido del 50% pasando de 216.713 euros a 340.387, un 11% en el último año. El aumento se debe a dos factores. Por un lado, a la elevada presión de la demanda que quiere adquirir una vivienda en la ciudad, bien por reposición o bien por instalarse en la misma dada su calidad de vida. Por otro lado, a la incorporación de producto residencial con mayores estándares de calidad orientados a un segmento de poder adquisitivo superior y que anteriormente solo se encontraban en los municipios de la Costa del Sol.

En lo que se refiere a vivienda unifamiliar, ésta se concentra en distritos muy concretos de la ciudad y su oferta es limitada, lo que unido a un incremento en sus calidades y estilo ha elevado su precio hasta los 428.904 euros, un 16% con respecto a 2019.

En cuanto a precios medios de repercusión se refiere, el más elevado para la vivienda plurifamiliar se situó en el distrito Carretera de Cádiz (5.153 euros/m²) por otro lado, el menor se situó en Alhaurín de la Torre (1.736 /m²). En lo que respecta a la vivienda unifamiliar, el distrito con el precio medio de repercusión más elevado se situó en el distrito Centro (4.851/m²) debido a que solo se encuentra una promoción de estas características en este entorno, por otro lado, el de menor precio se situó en el distrito Churriana (1.411/m²)

Las previsiones en cuanto a precios son de cierta estabilidad interrumpida por ligeras subidas a lo largo de 2021.

En cuanto a suelo, el precio máximo alcanzado en una operación de suelo en la capital ha sido de 1.500 euros/m² de techo.