Málaga capital celebró ayer domingo el Día Sin Coches en el marco de la Semana Europea de Movilidad. Por ello, entre las 07.30 y las 20.30 horas la Alameda Principal y el Paseo del Parque permanecieron cerrados al tráfico rodado, permitiendo únicamente la circulación por estas vías del transporte público y de las bicicletas.

Lo que para unos supuso tener que dar alguna vuelta de más para llegar en coche a su destino, para otros muchos fue la oportunidad de pasear por las principales arterias de la capital en bicicleta, con una tranquilidad y una seguridad que no se da ningún otro día del año, al estar restringido el tránsito de turismos por la calzada.

Conforme despuntaba el día, el Parque y la Alameda Principal se llenaron poco a poco de ciclistas, grandes y pequeños, que quisieron aprovechar el buen clima de ayer para dar un paseo en bici por el centro de la ciudad.

Eso no impidió que los turismos se desplazaran por el centro ya que se permitió la circulación rodada desde la calle Córdoba hacia Puerta del Mar, a través de la Alameda Principal, manteniendo prohibido el tránsito rodado de vehículos privados hacia la Alameda Principal.

Para facilitar los desplazamientos, el ayuntamiento estableció unos itinerarios especiales recomendando a los vehículos que procedían de la zona Este en dirección a la zona de la Victoria que lo hicieran a través del el Paseo de Reding y el túnel de la Alcazaba, y a quienes se dirigían hacia la zona oeste de la ciudad que circularan por el Paseo Marítimo Pablo Ruiz Picasso y el Paseo de los Curas hacia la avenida de Manuel Agustín Heredia.

Asimismo, los vehículos procedentes de la zona oeste que se dirigían a la zona de calle la Victoria podían circular desde la avenida Manuel Agustín Heredia hacia Cortina del Muelle y la avenida Cervantes para coger luego el túnel de la Alcazaba.

A pesar de celebrar el Día Sin Coches, el acceso al centro histórico de los vehículos autorizados no se vio afectado en ningún momento. En este sentido, el Consistorio recomendó circular por la ronda A-7 para los desplazamientos de paso por la ciudad, y seguir las indicaciones de la Policía Local.

El Día Sin Coches coincide con el objetivo de la campaña de animar a las autoridades locales europeas a introducir y promover medidas de transporte sostenibles e invitar a sus ciudadanos a utilizar alternativas al uso del coche privado.

Esta iniciativa europea comenzó en 2000 como una oportunidad para que las ciudades mostraran cuánto les preocupan las cuestiones medioambientales.

Durante un día esta jornada las autoridades locales muestran sus centros urbanos con un aspecto diferente, restringiendo el tráfico motorizado, animando a utilizar modos de transporte sostenible y concienciando a los ciudadanos sobre el impacto ambiental de sus elecciones en materia de transporte.