La tasa de incidencia acumulada en la provincia ha bajado este lunes hasta los 66,7 casos por 100.000 habitantes. Sigue lastrada por la situación entre los ciudadanos de 30 a 39, cuya tasa no baja aún de los 80. El fin de semana ha deparado además en la provincia algo menos de 200 contagios y cinco nuevos fallecidos con Covid-19.

Actualmente ya son 155.810 los malagueños contagiados desde el inicio de la pandemia, de los que 150.408 han evolucionado favorablemente hasta curarse. De este último cupo, 1.264 han superado la enfermedad desde el pasado viernes, según los datos oficiales de la Consejería de Salud y Familias. 

De esta forma, el número de casos activos se ha reducido hasta los 3.447. Este dato contrasta con los casi 25.000 que había a mediados de agosto. La cifra de fallecidos es la que aún preocupa. Ya son 1.955 las víctimas mortales en la provincia desde el inicio de la pandemia. 

En los recuentos semanales cabe destacar que en los últimos siete días se han confirmado 11 muertes en el conjunto de los seis distritos sanitarios malagueños. Son números similares a los del lunes pasado, por lo que de momento no se puede hablar de desescalada en el apartado más lamentable de esta batalla contra el coronavirus.