Un hombre de 35 años ha sido detenido en Málaga como presunto autor de media docena de robos con fuerza en el gimnasio en el que trabajaba como limpiador de la zona norte. Según ha informado hoy la Comisaría Provincial, el arrestado resultó ser un empleado infiel que aprovechaba su condición laboral para acceder a los vestuarios masculinos y sustraer el dinero que encontraba en las taquillas, que no presentaban ningún síntoma de forzamiento a pesar del dispositivo de seguridad electrónico novedoso con el que cuentan las instalaciones.

La investigación policial se inició el pasado mes de abril tras una serie de denuncias presentadas por el robo con fuerza en un mismo centro deportivo de la zona norte. Tras comprobar que el modus operandi empleado siempre era el mismo, los agentes determinaron que el autor debería ser la misma persona. "Nunca sustraía efectos, tan solo el dinero que encontraba en las taquillas", han apuntado. Además, los armarios eran electrónicos y garantizaban la máxima seguridad, por lo que la persona que los forzaba tenía que estar necesariamente familiarizado con los mismos y los investigadores pensaron en alguien relacionado con el centro deportivo.

Finalmente, las pesquisas permitieron identificar al autor de las sustracciones, un empleado del servicio de limpieza que resultó detenido como presunto autor de siete robos con fuerza, uno de ellos en grado de tentativa. El atestado policial instruido ha sido remitido al juzgado y el arrestado ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial competente.