El Pleno del Ayuntamiento, a instancias de Ciudadanos, ha aprobado hoy en el Pleno ordinario de septiembre (celebrado, curiosamente, en octubre) incoar un expediente jurídico-administrativo que permita, a la mayor brevedad posible, desalojar la Casa Invisible, okupada hace ya 15 años.

Ha intervenido el arquitecto Eduardo Serrano como portavoz de los colectivos que allí desarrollan su actividad cultural y ha tachado de "cortina de humo" la moción de Cs con el fin de tapar los conflictos internos del partido, ha desgranado que se han hecho más de 1.500 actos culturales en el inmueble y recuerdan que se trata de "una gestión participativa y abierta". Noelia Losada, portavoz de Cs, por su parte, ha dicho que el edificio costó cuatro millones de euros a los malagueños y que allí se han hecho eventos con exmiembros del Grapo y se ha faltado el respeto a símbolos del Estado. La idea es que, una vez desalojado y rehabilitado, el edificio salga a concurso.

Nicolás Sguiglia, de UP, ha destacado que se trata de un centro social y cultural de gestión ciudadana y ha defendido su continuidad y que se ceda el uso a estos colectivos, mientras que la edil socialista Lorena Doña ha insistido en buscar una solución intermedia. Raúl López, por su parte, ha dicho que más que en desalojar ya, su idea es recabar los informes necesarios para incoar un expediente y "ver en qué concluye, invitamos a los colectivos a que ocupen otro espacio municipal. Lo razonable y sensato es que el Ayuntamiento inicie el proceso de rehabilitación y ponga en valor el edificio. El destino lo decidiremos entre todos y la manera de adjudicarlo, también".

Ha tenido la mano a Sguiglia y ha introducido una enmienda al texto naranja, que ha salido adelante tras dos empates a 15 concejales que el alcalde, con su voto de calidad, ha desequilibrado a su favor.