Noelia Losada, portavoz de Cs y edil de Cultura y Deporte, ha votado hoy dos veces con la oposición, en contra, por tanto, de los intereses del equipo de gobierno. La segunda ocasión ha servido para que la portavoz naranja se sume al rechazo del Ayuntamiento (dieciséis votos de Cs, el PSOE y Unidas Podemos, frente a los 15 de PP y Cassá) al transfuguismo, considerándolo "una forma de corrupción política", y por tanto se modificará el reglamento orgánico para adoptarlo a lo que mandata el pacto antitransfuguismo.

El Consistorio, además, ha reprobado el pacto firmado entre el alcalde, Francisco de la Torre, y el edil no adscrito, Juan Cassá, exportavoz de Cs, recuerdan que fue declarado tránsfuga, se pida a la Secetaría General que mande dos de los puntos del acuerdo al Pacto Antitransfuguismo y además el Pleno "declara su contrariedad a las recientes contrataciones de cargos de confianza del alcalde". Losada ha apoyado todos estos puntos, aunque ha destacado, sobre todos, Cassá, que ha pasado al ataque, tal vez por la autoridad moral que le ha dado la reciente sentencia por coacciones telefónicas a un exalto cargo de Cs, José Luis Paradas Romero, hasta el miércoles gerente de Málaga Deporte y Eventos.

Así, después de ver cómo Paqui Macías, portavoz de Podemos, lo llamaba tránsfuga y calificaba el pacto como "de la vergüenza", Cassá ha dicho que el único partido tránsfuga es Ciudadanos "con sus votantes", porque no defiende los principios que sí defendía cuando él mandaba en Málaga. "Cobro el sueldo de Diputación como portavoz del equipo de gobierno. Usted (a Macías) gana 73.000 euros brutos, gana más que yo. Trabaja un 20% para la institución y un 80% para su partido. Los malagueños están financiando su carrera política, tienen más cargos de confianza que en la legislatura anterior, y un 140% más de financiación su grupo".

Ha criticado a Cs por votar en contra de los intereses del equipo de gobierno, cuando él lo ha hecho solo una vez, y ha asegurado que como concejal no adscrito tiene "autoría moral para firmar un acuerdo" con el alcalde. Noelia Losada, por su parte, se ha despachado también a gusto, ha dicho que su partido y el PP son formaciones diferentes y a veces discrepan, pero ha asegurado que "serán un socio fiable". Ha dicho que el pacto no contribuye a la "altura institucional de Málaga", que la firma de Cassá "no vale nada" y que es desproporcionado "lo que cobra" en el Consistorio, además de asegurar que viene a defender su interés, no los intereses generales. "La política de cargos de confianza nos distingue del PP y de ustedes, señores del PSOE y de Unidas Podemos. Esto es una enmienda parcial, no total". Cassá, por cierto, se ha sentido muy ofendido por estas palabras y también por la intervención de la edil socialista, Begoña Medina, quien ha tachado el pacto como "acuerdo de la vergüenza".

Así, Cassá ha dicho que le hace gracia que el PSOE lo llame tránsfuga. "¿Hubiera sido un tránsfuga si hubiera hecho una moción de censura en el Ayuntamiento y la Diputación tal y como quería el PSOE, porque así hubiera cambiado la voluntad de nuestros votantes, Ciudadanos, porque ahora a Cs no le quedan votantes?", ha dicho. Y ha declarado que Losada es "la concejala con mayor ratio de cargos de confianza de toda España. Su credibilidad está por los suelos y no me refiero a los hechos de la semana pasada (la sentencia de Paradas Romero)".

Losada ha respondido que su credibilidad es su trabajo y que tiene un asesor por área. El alcalde ha defendido a Cassá, asegurando que, cuando se le declaró tránsfuga en un pleno, en el PP ya mostró su rechazo a esa medida. Elisa Pérez de Siles, portavoz del PP, ha arreado con fuerza a la oposición y ha recordado que el PSOE es el responsable del mayor caso de corrupción de la democracia, el de los ERE, con 750 millones de euros malversados y compañeros de filas de los ediles socialistas condenados. Y parte de ese dinero, agregó, se usó no sólo para cosas ilegales, sino también "inmorales". "Un poco de coherencia y menos demagogia".