El presidente de la Junta, Juanma Moreno, confió ayer en que sea aprobado el Presupuesto andaluz para 2022, que será el «más expansivo en términos económicos de la historia de Andalucía y el más amplio de todas las comunidades».

Así se pronunció Moreno durante su intervención en el acto de entrega de los Premios Andalucía Inmobiliaria, en Benahavís.

Quiso dejar claro que Andalucía cuenta con un Gobierno «estable» que, a pesar de estar en minoría, ha sacado adelante en esta legislatura tres presupuestos autonómicos y que está trabajando para sacar un cuarto, el de 2022, que va a ser el «más expansivo en términos económicos de la historia de Andalucía y el más amplio de todas las comunidades autónomas, pero no para gasto superfluo, sino para gasto vinculado al sector productivo» y para las grandes reformas que hay que llevar a cabo para producir más y mejor y para llegar más lejos.

El presidente manifestó que este presupuesto, que se está «negociando a ambos lados, a la izquierda y a la derecha, demostrando que somos capaces de dialogar con absolutamente todo el mundo, tiene un objetivo fundamental, que es seguir con las reformas» emprendidas al inicio de la legislatura.

Insistió en defender que la estabilidad con la que cuenta Andalucía ha sido clave para que esté actualmente entre las tres comunidades que más inversión extranjera productiva es capaz de atraer, algo que no sucedía hace tres años.

Señaló, no obstante, que aún hay algunos problemas importantes que se tienen que afrontar con reformas de calado porque no hay «varitas mágicas», como son la enorme «maquinaria de burocracia», que ya se está tratando de reducir desde el año 2019 con medidas de simplificación administrativa, y reducir la gran presión fiscal que había en esta comunidad durante los gobiernos del PSOE-A.

A este respecto, defendió que la bajada de impuestos es una prioridad de su Gobierno, porque esta comunidad era en el año 2018 una de las dos comunidades con más presión fiscal, hasta el punto que se la consideraba como un «infierno fiscal».

Quiso dejar claro su Gobierno va a seguir bajando impuestos en Andalucía, con nuevas medidas como las incluidas en la futura Ley de Tributos Cedidos que se someterá la próxima semana al pleno del Parlamento. Así, se contempla la rebaja del impuestos sobre transmisiones patrimoniales, que afecta al sector inmobiliario, pasando de los tipos del 8%, 9% y 10% a un único tipo general del 7%, que será de los más bajos de España.

Políticas sociales

También se refirió ayer al Presupuesto andaluz el consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior, Elías Bendodo, que afirmó que «va a blindar la sanidad pública, la educación pública, los servicios sociales y va a bajar impuestos».

Bendodo se pronunció así en el transcurso de una visita a la empresa La Antequerana, del Grupo San Roque, donde aseguró que el Gobierno andaluz no plantea líneas rojas en la negociación de las cuentas para el próximo ejercicio ya que se trata de un Presupuesto necesario, «es el Presupuesto de la salida de la crisis».

Pidió a todos grupos parlamentarios su apoyo y generosidad, «no por el bien de sus partidos sino por el bien de Andalucía, que necesita este cuarto presupuesto para redondear la legislatura y para dar estabilidad». «No tiene líneas rojas y vamos a hacer un Presupuesto transversal en el que habrá aportaciones de todos los grupos parlamentarios, un Presupuesto de todos», agregó.

«Desde el Gobierno andaluz dejamos claro que este Presupuesto va a blindar una vez más la sanidad pública, la educación pública, los servicios sociales y va a bajar impuestos», garantizó antes de recordar que el presidente acaba de anunciar que, a partir del 2022, Andalucía tendrá el mejor régimen entre todas las comunidades en lo que se refiere al Impuesto de Sucesiones y Donaciones en favor de hermanos, tíos y sobrinos .