«Cuando propuse dar el premio a diez mayores me dijeron que cómo íbamos a encontrar a diez cada año y ahora tenemos una lista que espero que se lo podamos dar a todos», cuenta Antonio Quero, presidente de la Federación Provincial de Asociaciones de Mayores de Málaga.

El próximo jueves, a partir de las seis de la tarde, en la Casa de Álora Gibralfaro, la entidad entregará los Premios 10 de 2021, que recibirán diez ejemplares mayores de 55 años porque «todas las culturas han bebido de sus mayores» y aportan «cordura, sensatez y ahínco y todavía están aquí», subraya el presidente.

Los premiados de este año son, en primer lugar, Lola Navas Gutiérrez (1944), maestra de vocación, ligada a la educación pública y a Unicef. Además, desde hace más de una década preside la Asociación de Vecinos de La Malagueta.

Le sigue María González Pineda (1955), que ha trabajado en el campo desde pequeña y que se escondía para recibir ya entonces clases de adultos. En 2010 descubrió la pasión por la escritura y dos años más tardes publicó su primera novela.

Cristóbal Salazar, cronista de Churriana Arciniega

Antonia Romero Conejo (1949), trabajadora de niña en el campo, propietaria de una academia de corte y confección y que con 56 años logró su sueño de conseguir el graduado escolar.

Cristóbal Salazar Domínguez (1937), un popular churrianero, cronista de este antiguo pueblo al que ha dedicado decenas de libros y de entrevistas a vecinos eminentes. Sin duda el gran divulgador y defensor de Churriana.

Antonio Muñoz Oña (1945), Antoñico de los Verdiales, canta desde que nació y cuenta con doce discos y más de mil letras flamencas. Ha sido presidente de la Asociación de Artistas Flamencos de Málaga.

Miguel Rojas Oña (1941) ha sido policía municipal de Málaga desde los 26 años y tiene una larga carrera artística detrás, como demuestra el haber formado parte del grupo de 9 pintores. Su carrera pictórica le ha dejado muchos premios.

Lola Navas, maestra jubilada y presidenta de la Asociación de Vecinos de La Malagueta Gregorio Torres

José Montiel Brenes (1937) trabajó de niño en el campo y ha sido hostelero, tendero y responsable del Saneamiento de Torremolinos. Es autor de una larga obra poética y es un gran impulsor de la radio local y de los verdiales en el Puerto de la Torre.

Juan González Fernández (1933), Juan de Málaga, marchó a Bilbao a trabajar y a su regreso a Málaga tuvo una tienda de muebles. Tras jubilarse redescubrió su vocación por la pintura y ha participado desde entonces en más de una veintena de exposiciones.

José Antonio Párraga Rivas (1938) ha sido maestro en varios pueblos de Málaga y en la capital. De grandes inquietudes literarias, en su obra rescata las tradiciones malagueñas y también vuelca su arte en el escenario.

El último premiado es el reconocido periodista y locutor Guillermo Jiménez Smerdou (1927), durante décadas una de las voces más presentes de Radio Nacional en Málaga, además de un prestigioso crítico de cine y corresponsal de varios periódicos. Desde 2012 tiene una sección semanal en La Opinión de Málaga, en la que demuestra que sigue siendo un maestro del Periodismo.