El Ayuntamiento de Málaga no tramita ahora mismo ningún expediente relativo a la retirada o cambio de nombres de calles de personas relacionadas con la exaltación y el apoyo al régimen franquista o militares, según una respuesta del Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga a la concejala socialista Lorena Doña.

De esta forma, se explica que, «en relación a la solicitud de vista de expediente, le comunico que en la Comisión Técnica de Calles no se encuentra abierto ningún expediente dedicado a calles de militares de la ciudad de Málaga».

Así, explica la concejala de Cultura, Noelia Losada, en el documento de respuesta, «en relación a los cambios de nombres de calles con nombres de militares, en la última reunión de la Memoria Histórica celebrada el 25 de mayo del año en curso, se trató este tema por última vez y leí varias sentencias recientes, que marcan jurisprudencia, sobre los cambios de calles realizados en algunos municipios como Oviedo o Madrid, y que establecen que el hecho de ser militar durante el franquismo no supone, por sí mismo, exaltación del régimen, por lo que se cuestiona la oportunidad de algunos cambios solicitados, como es el caso de la avenida Carlos de Haya, o ya realizados e, incluso, se establece su reversión».

De esta forma, dice Losada, antes de la llegada de estas sentencias, «ya en las diferentes reuniones celebradas durante años precedentes, se recomendaba que cualquier propuesta de cambio de denominación de una vía debía ir acompañada de un estudio que lo avalara, tal y como marca, por otro lado, el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica». Pero, agrega, también es importante «y requisito fundamental para la Comisión técnica de nominación y rotulación de calles y demás vías urbanas de la ciudad de Málaga que cualquier solicitud de nominación y rotulación venga avalada por un informe explicativo y justificativo de los méritos de la persona o institución y, con más motivo, informes pertinentes que avalen la retirada o el cambio de una calle puesta con anterioridad».

«En este sentido, y careciendo de estudios para identificar la existencia real de la relación de nombres de personas con la exaltación y el apoyo la régimen franquista, no se ha podido abrir ningún expediente de retirada de nombres de calles», subraya.

Dice Lorena Doña, edil socialista, que ello confirma «que no han hecho nada en todo este tiempo» y destaca que hay una Comisión de Calles, «sí, un organismo técnico, pero es el alcalde el máximo responsable, como cuando se negó por decreto a darle el nombre a una vía de la ciudad de Ana Orantes, una de las víctimas más conocidas del maltrato». Recuerda la edil del PSOE que el cambio de la avenida Carlos Haya por Camino de Antequera ya fue aprobado por pleno y consensuado, además de que la nueva denominación responde a una propuesta de Alejandro Carballo, exconcejal de Cs. «Han retirado algunos símbolos, pero los informes no llegan nunca». Y destaca que también se ha pedido ya varias veces la sustitución del nombre del aviador franquista García-Morato de la avenida que va al aeropuerto. «Cuando llevamos algo a pleno o a la Comisión de Cultura, nos dicen que por qué no va a la Comisión de Calles y, cuando no, que por qué no la mandamos a la Comisión de Memoria Democrática y, cuando vamos a ella, nos dicen que es solo un organismo técnico». Reclama Doña que se convoquen de forma urgente ambos foros.

Lo mismo ha hecho el grupo municipal de IU y Podemos en un escrito de la viceportavoz, Remedios Ramos. Esta ha pedido la convocatoria urgente de la Comisión de Memoria Democrática para que se debata «la retirada de nombres de calles, plazas, y cualesquiera otros espacios públicos de la ciudad (pasajes, parques, jardines, barrios, etcétera), y emblemas conmemorativos de personas relacionadas con el pronunciamiento militar de 1936 y la posterior represión durante la dictadura del régimen de Franco y de exaltación de la misma».

Dice Ramos que, desde la aprobación de la Ley de Memoria Histórica hace ya 14 años, «de la creación de la Comisión de Memoria Democrática y de la aprobación de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, los avances realizados en Málaga por el equipo de gobierno a nivel municipal han sido mínimos». Indica la viceportavoz que el «balance de estos 14 años es que tan solo se ha retirado la denominación a las cuatro calles dedicadas a los generales golpistas: Franco, Mola, Sanjurjo y Queipo de Llano. La Ley de Memoria Histórica está, como cualquier ley vigente, para cumplirla. Pero a día de hoy existen decenas de calles que exaltan y hacen apología de la dictadura y mantienen una denominación franquista y otros elementos alegóricos, lo que supone un incumplimiento flagrante de las leyes. No se han cambiado, ni siquiera, las calles sobre las que no había duda en que su denominación era franquista, que en su día los técnicos municipales cifraron en cuarenta. Para identificar otras calles que pudieran tener también denominación franquista, se pidió opinión en 2009 al Departamento de Historia Contemporánea de la UMA, petición que posteriormente no se atendió».

Reclaman IU y Podemos la ejecución del Parque de la Memoria en San Rafael (ya en obras su cuarta fase), conocer la situación en la que se encuentran los acuerdos plenarios municipales para cambiar la denominación de las avenidas Carlos de Haya y García-Morato, la construcción de un Centro de Interpretación de la Memoria Histórica, lugar donde conocer la parte de la historia «silenciada y oculta», un posicionamiento sobre el renombramiento de una calle de Madrid con la denominación Crucero Baleares, un pronunciamiento de la comisión sobre el acto celebrado en la prisión provincial, con la presencia del alcalde, que pretende «revisar la Historia y negar la represión franquista de la Guerra Civil y posterior dictadura bajo una falsa equidistancia» y otro sobre el acto de una asociación vinculada a la Fundación Franco frente a la Pirámide de la Memoria con la presencia del regidor.